29 de marzo de 2020
23 de agosto de 2018

Rusia confía en que el Gobierno afgano acepte acudir a la cumbre de Moscú pese a la negativa inicial

Rusia confía en que el Gobierno afgano acepte acudir a la cumbre de Moscú pese a la negativa inicial
OMAR SOBHANI/REUTERS - ARCHIVO

MADRID, 23 Ago. (EUROPA PRESS) -

Rusia ha confiado este jueves en que el Gobierno afgano finalmente acceda a participar en la cumbre organizada para el 4 de septiembre en Moscú con el propósito de impulsar el proceso de paz con los talibán, a pesar de que el Ejecutivo de Ashraf Ghani ha declinado la invitación para empujar a los talibán a unas negociaciones directas.

"Esperamos con interés la participación de representantes de Kabul en la reunión de Moscú programada para el 4 de septiembre", ha dicho el Ministerio de Exteriores ruso en un comunicado en el que subraya que su intención no es sustituir la iniciativa afgana sino generar "el ambiente propicio" para que haya conversaciones directas.

Rusia ha respondido a un comunicado previo del Ministerio de Exteriores afgano en el que recalca que no acudirá a la cita del próximo mes en la capital rusa si no hay un compromiso expreso por parte de los talibán para sentarse a la mesa de negociaciones con el Gobierno.

"Afganistán no acudirá a una reunión donde no hay ningún compromiso por parte de los talibán para iniciar conversaciones directas con el Gobierno. El Gobierno asistiría a un diálogo con los talibán en cualquier lugar pero tendrían que ser conversaciones directas", reza la nota oficial.

Kabul ha insistido en que "cualquier consenso regional sobre Afganistán debe ser estructurado a partir del Gobierno afgano". "El proceso de paz debe llevarse a cabo bajo el liderazgo de la República Islámica de Afganistán. No participaremos en las conversaciones de Moscú", ha reiterado.

Los insurgentes afganos, en cambio, no solo han confirmado su presencia en la cumbre, sino que han avanzado que enviarán una delegación de alto nivel. "Nuestros líderes han aceptado la invitación", ha dicho a Reuters el portavoz talibán Zabihulá Mujahid.

El Gobierno de Vladimir Putin ha invitado a doce países, incluido Estados Unidos --aunque también ha declinado la invitación--, en lo que fuentes occidentales han interpretado como una maniobra de Rusia para ganar influencia en la nación centroasiática.

Han pasado casi 40 años desde que Moscú envió sus tropas a Afganistán, lo que dio comienzo a una década de sangrienta ocupación y desencadenó un conflicto que todavía continúa. Este año, Rusia rechazó la acusación de un alto comandante de la OTAN en el país asiático que dijo que el Kremlin habían estado apoyando e incluso suministrando armas a los talibán.

Esta misma semana, los talibán han rechazado una oferta del Gobierno de Ashraf Ghani de un alto el fuego de tres meses y han dicho que seguirán adelante con sus operaciones, después de una serie de ataques recientes que han dejado cientos de muertos.

Para leer más