20 de agosto de 2019
5 de marzo de 2014

Rusia recuerda que el acuerdo firmado con Ucrania le permite desplegar hasta 25.000 soldados en el país

MADRID, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

El embajador de Rusia ante Naciones Unidas, Vitali Churkin, ha recordado este martes la existencia de un acuerdo entre Kiev y Moscú que contempla el despliegue de 25.000 tropas rusas en el país europeo, en medio de las informaciones sobre la presencia de 16.000 soldados en la península de Crimea.

En este sentido, el ministro de Exteriores, Sergei Lavrov, ha recalcado que el Ejército ruso "cumple estrictamente con los acuerdos que estipulan la presencia de la flota rusa en Ucrania, y sigue las afirmaciones de la autoridad legítima de Ucrania y la de la república autónoma de Crimea".

El Kremlin ha afirmado en varias ocasiones que las nuevas autoridades ucranianas, que llegaron al poder tras la salida del país de Viktor Yanukovich, no son legítimas y han expresado su respaldo al derrocado mandatario, que ha asegurado seguir al frente del país.

En 1997, ambas partes firmaron tres acuerdos sobre las bases militares de Crimea según el cual Moscú recibió el 81,7 por ciento de los buques tras pagar una compensación de 526,5 millones de dólares (unos 383,3 millones de euros).

Asimismo, Rusia paga cada año 97,7 millones de dólares (cerca de 71,1 millones de euros) de la deuda ucraniana por el derecho al uso de sus aguas y los recursos de radiofrecuencia, así como por el impacto ambiental causado por las operaciones de su Flota del Mar Negro, tal y como ha detallado la cadena de televisión rusa Russia Today.

Pese a que, en base al acuerdo inicial, la flota rusa podría permanecer en Crimea hasta 2017, el mismo fue prolongado otros 25 años. En base al acuerdo de 1997, la Marina rusa puede desplegar 25.000 soldados, 24 sistemas de artillería con un calibre menor a 100 mm, 132 vehículos blindados y 22 aviones militares en territorio ucraniano.

La semana pasada, el Parlamento ruso aprobó por unanimidad la propuesta del presidente, Vladimir Putin, de enviar tropas a Ucrania "para garantizar la paz y el orden" en Crimea "hasta que la situación sociopolítica en el país se estabilice".

Sin embargo, la última palabra la tiene el mandatario, quien este mismo martes ha descartado por el momento una intervención militar en Ucrania, aunque no ha cerrado la puerta a que pueda producirse en el futuro, y ha advertido a Estados Unidos y a la Unión Europea (UE) de que en caso de adopción de sanciones contra Rusia, "los daños serán mutuos".

Putin ha aclarado que si la "anarquía" que se vivió en Kiev y que llevó a la caída de Yanukovich se extiende al este de Ucrania, zona fronteriza con Rusia, "si la población pide ayuda (de Rusia), Moscú se reserva el derecho de poner en marcha todos los medios disponibles para defenderles".

Una de las primeras medidas aprobadas por la Rada Suprema (Parlamento) de Ucrania tras la llegada al poder de las nuevas autoridades tras el derrocamiento de Viktor Yanukovich fue abolir la ley que protegía el uso de las lenguas minoritarias, entre ellas el ruso.

Además, el gran peso en la situación política actual de Svoboda, un partido que se declara como abiertamente fascista y antiruso y que tiene como figura histórica de referencia a Stepan Bandera, que dirigió la Organización de Nacionalistas Ucranianos (OUN) y colaboró con la Alemania Nazi, ha desatado temor entre las comunidades minoritarias del país.

Para leer más