23 de noviembre de 2020
29 de octubre de 2006

Serbia.- Los observadores destacan la "incertidumbre" del futuro de la Constitución en el segundo día de votación

BELGRADO, 29 Oct. (EP/AP) -

La incertidumbre en torno a los resultados del referéndum sobre la nueva Constitución de Serbia --que reafirma las reivindicaciones del país sobre Kosovo-- "crecen de manera incierta", según señalaron observadores independientes dada la baja participación durante los dos días de plebiscito.

Según la Comisión Electoral, los índices de participación habían alcanzado el 32,72 por ciento en torno a las 14:00 hora española del domingo, último día de votación del documento, cuyos puntos clave declaran Kosovo "parte integral de Serbia" a pesar de las estancadas conversaciones sobre el futuro de la provincia.

El Centro para las Elecciones Libres y la Democracia, ubicado en Belgrado, indicó que "a menos que algo cambie" en el camino de la votación durante las horas restantes, el referéndum "fracasará". "La incertidumbre sobre la aprobación de la nueva Constitución continúa aumentando", señaló el responsable del CeSID, Marko Blagojevic.

Por su parte, el primer ministro Vojislav Kostunica realizó este domingo una llamada final sobre todos los votantes para que "lleven a Serbia en sus corazones" y acudan a las urnas y respalden la Constitución, advirtiendo de las "indeseables consecuencias" que tendrán lugar si el proyecto no sale adelante. "Ciudadanos, salid y votad 'si' para una vida mejor para todos", indicó el presidente Serbio, Boris Tadic.

Serbia reivindica la provincia de Kosovo como origen histórico de su cultura y de su nación, a pesar de que ahora el 90 por ciento de la población de la región es de origen albanés. En 1999 la OTAN bombardeó Kosovo para frenar los enfrentamientos entre la guerrilla albanesa y las fuerzas de seguridad serbias y estableció una misión respaldada por la ONU, que desde entonces gestiona la provincia. A pesar de la oferta de una amplia autonomía presentada por Serbia, los albaneses de Kosovo continúan con sus reivindicaciones independentistas.

La necesidad de una nueva constitución se hizo patente en junio cuando Montenegro votó en referéndum escindirse de la Federación Yugoslava, dejando a Serbia como país desvinculado de otras repúblicas por primera vez desde 1918.