6 de abril de 2020
7 de febrero de 2019

El socio de Gobierno de Merkel quiere establecer por ley el derecho a trabajar desde casa

El socio de Gobierno de Merkel quiere establecer por ley el derecho a trabajar desde casa
SWEN PFRTNER/DPA

BERLÍN, 7 Feb. (DPA/EP) -

El Partido Socialdemócrata (SPD) de Alemania, socio de Gobierno de la canciller Angela Merkel, quiere establecer por ley el derecho a trabajar desde casa, según han informado este jueves medios alemanes.

Los diarios del grupo mediático Funke citan un documento interno del partido sobre el futuro laboral, que la cúpula del SPD podría aprobar este domingo y este lunes: "Queremos establecer por ley un derecho al trabajo móvil y al trabajo desde casa, para que más trabajadoras y trabajadores puedan beneficiarse de las ventajas digitales". Además, los socialdemócratas han concretado sus reclamos respecto de un subsidio básico por niño.

El SPD se encuentra sumido en una crisis y busca la manera de recuperar la confianza de los votantes. La jefa del partido, Andrea Nahles, enfrenta el desafío de revertir la tendencia a la baja en el apoyo al partido, que, según las encuestas, ronda el 15 por ciento.

Ya el miércoles pasado Nahles explicó en una entrevista con la red RND sus planes para una "reforma del Estado social 2025", que también se analizarán en el encuentro de la cúpula del SPD.

La presidenta del partido quiere superar la reforma aplicada por el canciller socialdemócrata Gerhard Schrder (Hartz-IV) y destinar más dinero a los desempleados.

Además, el SPD pretende que los pagos estatales por niño sean mensuales, con el fin de garantizar un subsidio básico para los menores. Según el grupo mediático Funke, este subsidio reunirá el subsidio familiar por hijo y otros pagos de la reforma Hartz IV.

La nota se basa en un documento interno para la reunión de la cúpula del partido, en el que se afirma que este subsidio por niño sería "un pago no burocrático y fácilmente comprensible", "porque se ofrecerá activamente a las familias y se podrá solicitar de manera digital".

Según este informe, los pagos se reducirían a medida que aumenten los ingresos de la familia. El partido no menciona qué monto se destinaría a esta medida.

De acuerdo a esta información, tras la reunión de la cúpula del partido, el SPD quiere sondear cuáles de sus propuestas se pueden implementar junto con sus socios de coalición CDU y CSU. Desde la Unión ya se criticaron fuertemente las propuestas de Nahles para la reforma del Estado social.

La Izquierda también rechazó las propuestas, pero con otros argumentos. Es "indignante" que Nahles mantenga las tarifas bajas de Hartz IV así como las sanciones contra los beneficiarios de subsidios sociales, ha declarado la jefa del partido, Katja Kipping, al diario 'Tagesspiegel'. "De esa manera se demuestra que la presidenta del SPD no tiene realmente el valor para despedirse de la Agenda 2010", ha añadido.

MALOS DATOS PARA NAHLES

Según una encuesta del instituto Civey, casi tres cuartos (73,3 por ciento) de los seguidores del SPD no creen que la jefa del partido Nahles pueda mejorar los resultados en las elecciones.

En la población general, incluso el 87,2 por ciento sostiene que Nahles no le aportará más votos al partido, según la encuesta realizada por encargo del portal t-online.de y publicada el miércoles.

El SPD también busca sumar apoyos con el tema de la jubilación básica. Los planes actuales del ministro alemán de Trabajo, Hubertus Heil, prevén que millones de personas que cobran la renta mínima reciban automáticamente un aumento. Éste podría ser de hasta 447 euros por mes. La Unión critica sobre todo que no se prevea estudiar la demanda real, al contrario de lo que se acordó en el tratado de coalición entre CDU, CSU y SPD.

Heil ha rechazado esta crítica. "De esta manera implemento las metas sobre la jubilación básica que están establecidas en el acuerdo de coalición: reconocimiento de la vida laboral y prevención de la pobreza en la vejez", ha señalado el político del SPD al diario 'Rheinische Post'.

Alguien que trabajó durante décadas tiene derecho a recibir una jubilación claramente más alta que alguien que no trabajó, ha defendido Heil. "Por eso, no queremos hacer ningún análisis de necesidades. Después de todo, no se trata de una limosna, sino del reconocimiento al rendimiento de toda una vida", ha añadido.

Para leer más