23 de octubre de 2020
9 de enero de 2020

Los talibán dice que las tensiones entre EEUU e Irán "no tendrán un impacto negativo" en el proceso de paz en Afganistán

Los talibán dice que las tensiones entre EEUU e Irán "no tendrán un impacto negativo" en el proceso de paz en Afganistán
E líder de la oficina política talibán en Qatar, el mulá Abdul Ghani Baradar, saluda a un alto cargo del Ministerio de Exteriores ruso en una reunión en Moscú - EMIN DZHAFAROV - ARCHIVO

MADRID, 9 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los talibán han afirmado este jueves que consideran el incremento de las tensiones entre Estados Unidos e Irán "no tendrá un impacto negativo" sobre el proceso de conversaciones de paz que mantienen con Washington.

Suhail Shahin, portavoz del equipo negociador de los talibán, ha dicho que estas tensiones no afectarán al proceso de paz dado que "el acuerdo de paz está finalizado y sólo falta que sea firmado".

En este sentido, ha defendido en declaraciones a la emisora estadounidense Voice of America que los progresos han sido logrados debido a que ambas partes han aceptado que el conflicto sólo terminará con un acuerdo político.

El representante especial de Estados Unidos para Afganistán, Zalmay Khalilzad, reconoció a finales de septiembre que se había alcanzado un principio de acuerdo, si bien el presidente del país, Donald Trump, suspendió días después el proceso tras un ataque de los talibán en el que murió un soldado estadounidense.

Los talibán llevan meses dialogando con diplomáticos estadounidenses para acordar la retirada de más de 20.000 efectivos de las fuerzas internacionales de Afganistán a cambio de garantías de que el país no será usado como base para ataques terroristas.

Por contra, hasta ahora se han negado a negociar directamente con el Gobierno del presidente, Ashraf Ghani, al que consideran un "títere" de Occidente. Kabul ha exigido un proceso de conversaciones directas de cara a la firma de un eventual acuerdo de paz.

AUMENTO DE LAS TENSIONES

Las tensiones han aumentado en la región a raíz de la muerte la semana pasada del general iraní Qasem Soleimani en un ataque estadounidense en la capital de Irak, Bagdad.

Los talibán repudiaron el ataque, que describieron como un acto de "barbarie" por parte de Estados Unidos, "El Emirato Islámico de Afganistán afirma que la guerra santa continuará contra la barbarie y la ocupación estadounidense", avisaron.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, acusó posteriormente a Irán de "trabajar activamente" para "socavar" el proceso de paz en Afganistán y de mantener contactos con los talibán y otros grupos armados que operan en el país. "La implicación de los talibán en los trabajos sucios de Irán sólo dañará al proceso de paz en Afganistán", manifestó.

En respuesta a la muerte de Soleimani, Irán atacó el miércoles con misiles dos bases militares situadas en Irak en las que se encuentran desplegados soldados estadounidenses, en lo que el líder supremo iraní, Alí Jamenei, describió como "una bofetada" a Washington.

Trump aseguró horas después que los ataques se habían saldado sin bajas, si bien un responsable de la Guardia Revolucionaria de Irán afirmó que en los mismos habían muerto al menos a 80 militares estadounidenses.