8 de abril de 2020
18 de mayo de 2014

Los tártaros de Crimea conmemoran las deportaciones soviéticas de hace 70 años pese a la prohibición rusa

Han aprovechado el acto para pedir mayor autonomía y garantías de representatividad en el Gobierno de Crimea.

SIMFEROPOL (UCRANIA), 18 May. (Reuters/EP) -

Cientos de tártaros se han concentrado este domingo en una mezquita a las afueras de Simferopol, en la Crimea anexionada por Rusia, a pesar de la prohibición de las autoridades. Los tártaros, contrarios a la anexión a Rusia, han pedido una mayor autonomía y garantías de representatividad en el nuevo gobierno de Crimea aprovechando la conmemoración de la deportación masiva que sufrió esta comunidad hace 70 años bajo el régimen soviético de Josif Stalin.

Los manifestantes, que se oponen a la anexión de Crimea a Rusia, han condenado la prohibición de reuniones masivas que ha sido puesta en marcha días antes de esta fecha señalada. A gritos de "¡Pueblo, patria, Crimea!", los participantes han ondeado banderas ucranianas y se han manifestado bajo la supervisión de helicópteros rusos. En una de las pancartas se podía leer: "Recuerdo eterno para las víctimas del genocidio, los tártaros de Crimea".

El muftí Emirali Ablaev ha rezado por las víctimas de las deportaciones y ha demandado diálogo a las nuevas autoridades de la región. Mientras observaba los helicópteros rusos aseguraba que "les estaban vigilando porque les tienen miedo"

"No tengo la solución a nuestros problemas pero sé que solamente nos respetarán si nos mantenemos unidos", ha dicho el líder de la comunidad tártara, Refat Chubarov, haciendo un llamamiento a la unidad del pueblo tártaro.

El primer ministro crimeo, Sergei Aksionov, prohibió este viernes las concentraciones en la penísula de Crimea hasta el día 6 de junio con el pretexto de que no se repita la violencia del sureste de Ucrania.

En una resolución adoptada en la reunión de este domingo los tártaros han pedido mayor nivel de autonomía de Crimea con respecto a Rusia para proteger sus derechos y la creación de nuevas leyes para garantizar su representación en el gobierno de Crimea.

Las autoridades rusas, incluido el presidente Vladimir Putin, han asegurado que los derechos de los tártaros serán respetados, pero la Organización para la Cooperación y la seguridad en Europa (OSCE) ha declarado esta semana que la situación de la población tártara era "particularmente precaria" desde la anexión.

En la reunión de este sábado, Lenur, un participante que llevaba la camiseta de la selección ucraniana de fútbol, ha afirmado que la discriminación hacia los tártaros se ha incrementado desde la anexión de Crimea a Rusia y ha afirmado que él todavía se considera ciudadano ucraniano. "Estaré con Ucrania para siempre", ha dicho.

En un primer momento se planeaba la celebración de la conmemoración en la plaza más importante de Simferopol, pero en el último momento se cambió la localización con el propósito de que las autoridades de Crimea no interviniesen.

Además el Mejlis, la asamblea de los tártaros de Crimea, ha asegurado que las autoridades de la Federación Rusa han registrado los domicilios de varios tártaros acusándoles de llevar a cabo "actividades terroristas".

La desconfianza de los tártaros hacia las autoridades rusas tiene su origen en 1944 tras la deportación por parte de las autoridades soviéticas de cerca de 200.000 tártaros hacia Siberia y Asia Central. Muchos de ellos todavía asocian a Rusia con la opresión, el sufrimiento y el exilio.