24 de febrero de 2020
22 de enero de 2020

Trump dice que los talibán deben reducir "significativamente" sus ataques para avanzar en el proceso de paz afgano

Trump dice que los talibán deben reducir "significativamente" sus ataques para avanzar en el proceso de paz afgano
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump - BOB DAEMMRICH

MADRID, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha recalcado este miércoles la necesidad de una "reducción significativa y duradera de la violencia" por parte de los talibán de cara a lograr avances en las conversaciones de paz en Afganistán.

"El presidente Trump ha reiterado la necesidad de una reducción significativa y duradera de la violencia por parte de los talibán que facilite negociaciones significativas sobre el futuro de Afganistán", ha dicho la Casa Blanca, que ha agregado que este mensaje ha sido trasladado por Trump a su homólogo afgano, Ashraf Ghani, durante un encuentro en Davos.

Durante la semana pasada surgieron informaciones en los medios afganos que apuntaban a que el líder de los talibán, el mulá Hebatulá Ajundzada, habría aceptado una "reducción de la violencia" en Afganistán durante un periodo de siete días a condición de que Estados Unidos firme previamente un acuerdo de paz.

Tras ello, el ministro de Exteriores de Pakistán, Shah Mahmud Qureshi, confirmó que los talibán están dispuestos a una "reducción de la violencia" en Afganistán, si bien no se plantean por ahora declarar un alto el fuego.

Sin embargo, el secretario de Estado para Asuntos de Paz de Afganistán, Salam Rahimi, tildó de "inaceptable" la postura de los talibán y reclamó un alto el fuego como paso previo a unas conversaciones de paz.

"Sobre el asunto de la reducción de la violencia, debo decir que nadie apoya esto", señaló, antes de agregar que las conversaciones entre los talibán y Estados Unidos no han derivado en resultados tangibles, según la cadena de televisión afgana Tolo TV.

Los talibán llevan meses dialogando con diplomáticos estadounidenses para acordar la retirada de más de 20.000 efectivos de las fuerzas internacionales de Afganistán a cambio de garantías de que el país no será usado como base para ataques terroristas.

Por contra, hasta ahora se han negado a negociar directamente con el Gobierno del presidente, Ashraf Ghani, al que consideran un "títere" de Occidente. Kabul ha exigido un proceso de conversaciones directas de cara a la firma de un eventual acuerdo de paz.