25 de marzo de 2019
4 de junio de 2014

China estudia vías para impedir la difusión de vídeos violentos

PEKÍN, 4 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El Tribunal Supremo (TS) de China ha revelado en un comunicado que está estudiando las vías para impedir la difusión de vídeos violentos, en el marco de la campaña antiterrorista puesta en marcha tras la ola de atentados atribuida a los separatistas uigures de la región autónoma de Xinjiang (noroeste).

   El TS ha instado a los órganos jurisdiccionales de todos los niveles a aumentar la presión sobre terroristas y separatistas. "Los tribunales de Xinjiang, golpeados por una serie de atentados, tienen instrucciones especiales para gestionar de forma severa y rápida estos casos", ha dicho la agencia de noticias Xinhua.

   No obstante, ha señalado la necesidad de, al mismo tiempo, garantizar la protección de todas las empresas e individuos, especialmente de los grupos étnicos, en Xinjiang para fomentar el desarrollo de la región autónoma.

   China anunció el pasado mes de mayo la puesta en marcha de una "campaña antiterrorista" que estará vigente un año y que "tendrá como campo de batalla", sobre todo, Xinjiang, en respuesta a la serie de ataques atribuidos a los uigures.

   Los ataques terroristas, según el Gobierno chino, comenzaron el pasado mes de octubre, cuando un coche bomba explotó en la emblemática Plaza de Tiananmen, en Pekín. Desde entonces, se ha producido un ataque con cuchillos en una estación de tren de Kunming, con 29 muertos; y otro en una estación de metro de Urumqi, con tres.

   El último ataque terrorista tuvo lugar hace dos semanas en la capital xinjiangnesa, Urumqi, donde varias explosiones en un mercadillo callejero dejaron al menos 39 muertos y decenas de heridos, de acuerdo con el último balance.

   Las autoridades chinas han atribuido esta ola de atentados a la comunidad uigur, que se concentra en dicha región autónoma, donde reivindican la creación de un Estado islámico, porque, a diferencia del resto de la población china, son musulmanes.

   Los uigures, por su parte, denuncian que el Gobierno de Pekín ha intentado sofocar sus aspiraciones colonizando la región autónoma con los han, la etnia mayoritaria a nivel nacional, lo que en 2009 desembocó en duros enfrentamientos que dejaron unos 200 muertos.