31 de marzo de 2020
16 de junio de 2014

Tusk no ve delito en la conversación entre el ministro del Interior y el gobernador del Banco Central

VARSOVIA, 16 Jun. (Reuters/EP) -

El primer ministro polaco, Donald Tusk, ha dicho este lunes que el gobernador del Banco Central polaco, Marek Belka, no cometió ningún delito en la conversación privada que mantuvo con el ministro del Interior, Bartlomiej Sienkiewicz, que se filtró y que ha servido para pedir la dimisión de Belka.

En un extracto de la grabación se escucha a Belka decir un taco para describir a los colegas del Banco Central y asegurar que ayudaría al Gobierno con sus problemas económicos si destituían al ministro de Finanzas.

El fiscal Andrzej Seremet ha explicado que sus investigadores habían revisado las cintas, publicadas por la revista 'Wprost', y no han encotrado evidencias iniciales de que los dos hombres hubieran cometido algún delito.

En su primer comentario después de que la grabación saliera a la luz, Tusk ha asegurado en una rueda de prensa que secundaba la opinión del fiscal ya que "un análisis inicial no indica una violación de la ley". "Al margen de lo maleducada que pudiera ser su manera de expresar sus opiniones, estaban hablando de ayudar al país, no de dañarlo", ha añadido.

Tusk sostiene que la conversación entre Belka y Sienkiewicz era una discusión teórica sobre los riesgos potenciales de la estabilidad económica de Polonia y que muchos de los escenarios de los que hablaban nunca se han materializado. El primer ministro tampoco ha visto necesidad de destituir al ministro ni al resto del gabinete como pedía la oposición.

Los políticos de la oposición habían denunciado que los dos hombres tramaban acuerdos poco apropiados entre el Banco Central y el Gobierno, que deben ser independientes.

El zloty, la moneda polaca, ha caído ligeramente en relación con el euro este lunes, por miedo a que la filtración acabara con Belka, considerado como un seguro por los inversores con ingresos en Polonia, la sexta economía de la Unión Europea.

Bajo el mandato polaco, los gobernadores del Banco Central no pueden ser destituidos si no son acusados de delitos o incapacitados. Fuentes cercanas al Gobierno han dicho que por ahora parece poco probable que Belka dimita.

Unos meses después de la conversación en un restaurante, el ministro de Finanzas, cuya destitución mencionaba Belka, Jacek Rostowski, dejó el Gobierno tras una reestructuración. Belka aseguró este domingo que fue una coincidencia.