20 de marzo de 2019
23 de mayo de 2014

Ucrania entrega a la Embajada de Reino Unido a un periodista británico detenido en Mauripol

MADRID, 23 May. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades ucranianas han entregado este jueves a la Embajada de Reino Unido en Kiev al periodista británico Graham Phillips, que se encontraba en el país trabajando para la cadena de televisión rusa RT, tras varios días detenido.

"Sí, ha sido liberado y entregado al cónsul (británico)", ha dicho la portavoz del Servicio de Seguridad ucraniano, Marina Ostapenko, tal y como ha recogido la agencia rusa de noticias RIA Novosti.

El periodista fue detenido por la Guardia Nacional en la localidad de Mariupol (este), tras lo que el Ministerio de Exteriores británico confirmó la detención y aseguró estar en contacto con las autoridades del país.

Poco antes, Phillips había escrito en su cuenta en la red social Twitter que las fuerzas progubernamentales habían puesto una recompensa de 10.000 dólares (alrededor de 7.325 euros) por su entrega. Finalmente, ha sido liberado sin cargos.

El periodista ha dicho que no corre el riesgo de ser deportado y ha detallado que fue detenido por llevar puesto un chaleco antibalas. "Me dijeron que tenía que tener una licencia para llevar chaleco y casco", ha explicado.

En las últimas semanas se han registrado varios incidentes de detenciones y agresiones contra periodistas que se encuentran en el país trabajando para medios de comunicación rusos.

El miércoles, HRW afirmó que las fuerzas de seguridad habían detenido a tres periodistas y que a otros tres se les había prohibido la entrada al país en los últimos días, tras lo que pidió el fin de las "detenciones arbitrarias" de reporteros.

El domingo, dos periodistas de la cadena de televisión LifeNews fueran detenidos por las fuerzas gubernamentales desplegadas en los alrededores de la localidad de Kramatorsk (este).

LifeNews indicó a través de una nota que ha perdido todo contacto con Oleg Sidyakin y Marat Saichenko tras su detención. Poco antes, Sidyakin afirmó a través de un mensaje de teléfono móvil: "La cosa se pone muy fea".

Ese mismo día, el secretario general adjunto de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Ivan Simonovic, afirmó que la situación en Ucrania se está deslizando hasta "un punto de no retorno", en relación al aumento de las tensiones entre las fuerzas leales a Kiev y los prorrusos.