30 de septiembre de 2020
20 de diciembre de 2010

La UE lamenta la falta de transparencia en las elecciones de Bielorrusia

BRUSELAS, 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Alta Representante de Política Exterior de la Unión Europea y vicepresidenta de la Comisión Europea, Catherine Ashton, ha condenado hoy los ataques contra miembros de la oposición y ha lamentado la falta de "transparencia" durante las elecciones que han dado el triunfo al presidente Alexander Lukashenko.

"Es especialmente lamentable que la noche electoral se estropeara por la violencia y lo condeno con firmeza. En especial, son inaceptables los ataques y detenciones de varios líderes opositores, entre ellos candidatos presidenciales", ha dicho Ashton a través de un comunicado.

La jefa de la diplomacia ha "tomado nota" de las conclusiones preliminares de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE). La misión internacional liderada por la OSCE ha constatado "mejoras" en las elecciones del domingo con respecto a las de 2006, pero denuncia defectos graves en el recuento de los votos.

"Pese a algunas mejoras específicas, Bielorrusia aún tiene un camino considerable que recorrer para cumplir sus compromisos con la OSCE. Desafortunadamente, la corriente dejada por ciertos progresos durante la campaña no se ha continuado con transparencia y justicia en el proceso electoral", según resume Ashton.

Así las cosas, Ashton insta a Bielorrusia a iniciar un diálogo "completo" con las OSCE sobre la reforma del sistema electoral y el modo de aplicar mejor las recomendaciones de cara futuros comicios.

Y le advierte de que las relaciones con la UE están condicionadas al respeto por los principios democráticos, el Estado de derecho y los Derechos Humanos. Con todo, la UE mantiene su compromiso de reforzar su implicación para con el pueblo bielorruso y su sociedad civil, concluye la Alta Representante en la nota.

También el presidente del Parlamento Europeo, Jerzy Buzek, ha condenado la violencia que "ensombreció" la noche electoral y ha exigido el fin de los ataques. Además, ha criticado el uso "desproporcionado" de la fuerza por parte de las autoridades y ha dejado claro que el Gobierno de Lukashenko "carece claramente de legitimidad demográfica".