25 de noviembre de 2020
27 de junio de 2006

UE.- Narbona ve un acercamiento de la Comisión a los países de la UE más escépticos con los transgénicos

LUXEMBURGO, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, aseguró hoy que ve un acercamiento de la Comisión a los países de la Unión Europea más escépticos con los transgénicos aunque insistió en su petición de un "marco europeo más completo" en esta materia que incluya una directiva sobre coexistencia entre cultivos convencionales, ecológicos y con organismos genéticamente modificados (OGM) y otra sobre semillas.

"La Comisión ha ido variando su posición y acercándose más a las preocupaciones de muchos países miembros, en particular de la presidencia austriaca", dijo Narbona. Los ministros de Medio Ambiente de los Veinticinco celebraron esta tarde un debate sobre transgénicos y acogieron positivamente las últimas propuestas de la Comisión para incrementar la transparencia del proceso de autorización. También se comprometieron a mantener una mayor colaboración con la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (AESA).

El Ejecutivo comunitario anunció en abril que endurecerá el procedimiento de autorización, exigiendo a la AESA y a los fabricantes estudios sobre el impacto a medio y largo plazo de este tipo de cultivos sobre la biodiversidad, y asumiendo los informes negativos que presenten los Estados miembros.

"Creemos que hace falta mucha prudencia, mucha consideración sobre los estudios todavía incompletos sobre los efectos a medio y largo plazo en términos por ejemplo de biodiversidad, ya que parece que la utilización de OGM puede alterar la riqueza biológica en nuestro planeta", indicó Narbona, que insistió en la necesidad de "planes de seguimiento" para trazar el historial de los transgénicos una vez que se hayan comercializado.

Muchos países, liderados por Austria, han criticado reiteradamente la falta de transparencia en el proceso de autorización y el hecho de que el Ejecutivo comunitario dé luz verde a productos pese a la oposición de una mayoría simple de los Estados miembros. No obstante, los Veinticinco están muy divididos sobre esta cuestión, porque un segundo grupo de Estados miembros, encabezado por Reino Unido, es muy favorable a los OGM, y un tercer grupo, donde se situaría España, opta mayoritariamente por la abstención.