5 de junio de 2020
31 de marzo de 2020

La UE pone en marcha la nueva operación naval en Libia tras pactar que Grecia abra los puertos a los rescates

BRUSELAS, 31 (EUROPA PRESS)

La Unión Europea ha llegado a un acuerdo este martes para poner en marcha en abril la nueva misión naval frente a las costas de Libia que controle el embargo de armas, tras alcanzar un pacto para que Grecia ponga a disposición sus puertos para el desembarco de migrantes que sean rescatados en el transcurso de la operación.

Los detalles de operación 'Irene' se acordaron en las reuniones de embajadores de los Veintisiete tras superar las reticencias de Hungría, que se mantenía como principal obstáculo para lanzar oficialmente la misión. Según lo acordado, su principal tarea será controlar el embargo de armas en Libia a través de recursos aéreos, marítimos y por satélite.

El Alto Representante de la UE para Política Exterior, Josep Borrell, ha reivindicado que, en medio de la crisis por el coronavirus, los Veintisiete hayan alcanzado este acuerdo, que considera "esencial" para conseguir un alto el fuego permanente en el conflicto de Libia. A su juicio, una vez se cierren las cuestiones técnicas, los buques se desplegarán "en una o dos semanas" en el Mediterráneo oriental.

Según han informado fuentes diplomáticas, Grecia permitirá que el desembarco de migrantes se realice en sus puertos, aunque la gestión correrá a cargo de otros mecanismos y fondos aún por determinar. Sobre la acogida de los migrantes, no será responsabilidad de Atenas y deberán ser reubicados "sin demora" en países de la UE, por lo que "tendrá que haber un compromiso de los Estados miembro para el reparto", aunque se prevé que esto se decida cuando se produzca ese escenario.

"Hay un acuerdo entre los países que participaran para proceder, dónde desembarcar y cómo compartir la carga (de migrantes), pero es una parte reservada de la misión. Pero existe el procedimiento y el comandante naval sabrá cómo actuar, llegado el caso", ha confirmado el jefe de la diplomacia, sin añadir más detalles a este respecto.

Con todo, Borrell ha indicado que los buques de la UE no estarán patrullando la costa buscando a gente para rescatar, por lo que ha minimizado esta parte. "La misión es claramente la de gestionar el embargo de armas. Misiones adicionales son inevitables, pero el objetivo es completamente distinto al de 'Sophia'", ha señalado, recalcando que aunque 'Irene' rescate a personas a la deriva como dictamina la ley internacional, ésta no será su prioridad.

Además, para garantizar que la misión se centra en el control de armas, la UE se ha comprometido a retirar su actividad naval si se produce un 'efecto llamada' a la migración ilegal. Para ello, el Servicio de Acción Exterior (SEAE) que dirige Borrell coordinará encuentros cada cuatro meses a nivel de embajadores europeos para examinar el desarrollo de la misión 'Irene'.

El Consejo ha confirmado que la nueva misión 'Irene' comenzará su mandato este miércoles 1 de abril e inicialmente durará un año. Esta operación sustituye a 'Sophia' que cesa este martes su actividad, que estaba centrada desde 2015 en combatir el crimen organizado de tráfico de personas en el Mediterráneo. La nueva misión cambiará el enfoque, dejando a un lado la prioridad humanitaria y podrá realizar inspecciones de embarcaciones en alta mar que sean sospechosas de trasportar armas o material bélica hacia o desde Libia.

Como tareas secundarias, la nueva operación vigilará la exportación ilícita de petroleo desde Libia, realizará tareas de adiestramiento a la guardia costera y a la Marina libia y contribuirá a "atajar el modelo de negocio de los traficantes" a través de patrullaje aéreo y recopilación de información.

También se ha conocido que el mando lo continuará ejerciendo el contralmirante Fabio Agostini y los cuarteles generales seguirán en Roma, tal y como sucedía con 'Sophia'. Las fuentes consultadas apuntan que la misión 'Irene' contará con otras funciones, pero los medios seguirán siendo muy similares a los de la anterior operación militar, donde Italia y España tenían un gran peso.

Según ha explicado Borrell, será una conferencia la que determine los recursos que aportan los países miembros que participen de esta misión y además cierre detalles técnicos sobre el desarrollo de la operación. Si bien, el político español cree que no faltarán recursos, dado el interés de muchas capitales por contribuir en la misión 'Irene'.

Para leer más