25 de febrero de 2021
1 de diciembre de 2014

La voluntaria canadiense-israelí que se unió a la lucha contra el Estado Islámico desmiente su secuestro

MADRID, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

Gill Rosenberg, la voluntaria canadiense-israelí que se ha unido a las fuerzas kurdas que combaten al Estado Islámico en la ciudad siria de Kobani, ha desmentido este lunes que haya sido secuestrada por los milicianos suníes.

"Chicos, estoy totalmente segura", ha escrito en Facebook, instando a "ignorar las mentiras sobre un secuestro". Rosenberg ha explicado que no tiene acceso a Internet por su propia seguridad, por lo que no puede conectarse habitualmente a las redes sociales.

El pasado 20 de noviembre, Rosenberg ya advirtió de que "su cuenta de Facebook estaría gestionada por otra persona" hasta que pudiera tener acceso a Internet "en aproximadamente dos semanas". "Por favor, no escribáis, porque no seré yo", pidió entonces, según 'Haaretz'.

De hecho, alguien ha publicado este mensaje en la página de la voluntaria: "En nombre de Gill Rosenberg, por favor, entended que está sana y salva. No escuchéis las informaciones de los últimos días sobre un secuestro. Volveré a informar cuando sepa de ella".

Varios blog yihadistas anunciaron el fin de semana que Rosenberg había sido secuestrada junto a varias combatientes femeninas de la tropas kurdas tras atacar con tres bombas un puesto de control de los peshmergas en Kobani.

"No puedo confirmarlo y espero que no sea cierto", dijo el ministro de Defensa israelí, Moshe Yaalon. "Canadá está pulsando todos los canales apropiados" para conseguir información al respecto, explicó, por su parte, un portavoz del Ministerio de Exteriores.

Rosenberg, una residente en Tel Aviv de 31 años de edad, es la primera combatiente extranjera en unirse a las Unidades de Protección Popular (YPG), la principal milicia kurda que combate al Estado Islámico en el norte del país.

Los grupos yihadistas activos en Siria, principalmente el Estado Islámico, han secuestrado a ciudadanos occidentales en los últimos meses. Muchos de ellos han sido liberados, pero tres estadounidenses y dos británicos han sido decapitados en represalia por los bombardeos de Estados Unidos y sus aliados, entre los que está Canadá.

Para leer más