23 de marzo de 2019
6 de abril de 2014

Washington reforzará su presencia militar en Japón con dos destructores equipados con sistemas antimisiles

TOKIO, 6 Abr. (Reuters/EP) -

Estados Unidos reforzará su presencia militar en aguas japonesas con dos destructores equipados con sistemas antimisiles en 2017 ante las nuevas pruebas balísticas realizadas por Corea del Norte, según ha anunciado este domingo en Tokio el secretario de Defensa norteamericano, Chuck Hagel.

"Hoy puedo anunciar que Estados Unidos están planeando un futuro despliegue de dos barcos Aegis con defensa de misiles balísticos en Japón", ha declarado Hagel en una rueda de prensa celebrada en la sede del Ministerio de Defensa nipón en Tokio. Esto supondrá que la flota estadounidense con sistemas antimisiles en aguas japonesas aumentará hasta los siete barcos.

Por su parte, su homólogo nipón, Itsunori Onodera, ha confirmado un "estrechamiento de la cooperación entre Estados Unidos y Japón para afrontar los provocativos lanzamientos de misiles" de Corea del Norte, según ha informado la agencia estatal de noticias japonesa, Kiodo.

En este sentido, Onodera y Hagel podrían acordar una agenda de trabajo para revisar la estrategia de defensa conjunta por primera vez en 17 años, lo que podría implicar la modificación de los principios de autodefensa de Japón y la suavización del embargo de armas, de acuerdo con funcionarios nipones.

Esta reunión se ha producido un día después de que se conociera que el Gobierno japonés ha autorizado secretamente a uno de sus destructores Aegis que intercepte cualquier tipo de misil procedente de Corea del Norte tras las pruebas con proyectiles de corto y medio alcance que Pyongyang ha efectuado en las últimas semanas.

El lanzamiento de los misiles Rodong, que cuentan con una autonomía de 1.300 kilómetros, han sido recibidos con preocupación por la comunidad internacional como una señal de desafío de Corea del Norte en un momento en el que parecía escenificar una relajación de las tensiones en la península de Corea. Pyongyang ha alegado que estos lanzamientos son ensayos militares con fines defensivos.