26 de abril de 2019
  • Jueves, 25 de Abril
  • 9 de junio de 2008

    Zimbabue.- HRW cree que las elecciones en Zimbabue "nacen muertas" a causa de la violencia del régimen

    NUEVA YORK, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

    La organización humanitaria Human Rights Watch (HRW) denunció hoy que las elecciones presidenciales del próximo 27 de junio "nacen muertas" debido a la campaña de "violencia e intimidación" que llevan a cabo el Gobierno de Zimbabue y sus aliados contra los militantes y simpatizantes del partido opositor Movimiento por el Cambio Democrático (MDC).

    "Desde que se anunciaron las elecciones la violencia ha empeorado en Zimbabue", declaró la directora para África de Human Rights Watch, Georgette Gagnon. "Los zimbabuenses no pueden votar libremente si temen que su voto les puede llevar a la muerte", añadió.

    En un informe hecho público hoy, Human Rights Watch documenta numerosos casos de secuestros, palizas, torturas y homicidios perpetrados por policías y militares, por partidarios y militantes de la gubernamental Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF) y por los llamados 'veteranos de guerra' contra los activistas y partidarios (reales o supuestos) del MDC.

    El informe da cuenta de al menos 36 homicidios por motivos políticos y de alrededor de otras 2.000 víctimas de la violencia. También analiza el papel del Gobierno a la hora de incitar o perpetrar estos hechos y su inacción para poner fin a la violencia y perseguir a sus prepetradores. El informe es el resultado de más de 70 entrevistas con víctimas y testigos efectuadas desde el pasado mes de marzo en las diez provincias de Zimbabue.

    Asimismo, el documento insta a la Unión Africana y a la Comunidad de Desarrollo de África Austral (SADC) a ejercer su influencia e instar al presidente Robert Mugabe a poner fin a la violencia y a entregar a sus responsables ante la Justicia.

    CAMPAÑA DE VIOLENCIA

    Los miembros de ZANU-PF y sus aliados, según HRW, están llevando a cabo una campaña de saqueos, robos de ganado y alimentos y destrucciones de propiedades y viviendas por motivos políticos.

    Los 'veteranos de guerra' y las milicias juveniles han instalado puestos de control y ocupan amplias zonas del país para impedir que circulen informaciones sobre la gravedad de la violencia y para castigar a los que, a su juicio, son partidarios del MDC. La violencia es particularmente intensa en las zonas rurales en las que el ZANU-PF tiene más implantación.

    El informe indica que más de 3.000 personas han huido de sus hogares a causa de la violencia y están desplazadas dentro del país, sin apenas acceso a agua potable y alimentos. Un número indeterminado de ellas han huido a Mozambique, Botswana y Sudáfrica.

    Asimismo, HRW ha constatado la "creciente represión" del Gobierno contra las organizaciones de la sociedad civil y los medios de comunicación. En mayo, la Policía detuvo a varios sindicalistas, a un abogado de Derechos Humanos y a numerosos periodistas por motivos políticos. Aparte, el Gobierno ha ordenado a todas las organizaciones no gubernamentales locales e internacionales que suspendan sus actividades bajo la acusación de haber politizado las distribuciones de ayudas.

    El informe denuncia también que "en un aparente intento de subvertir el proceso electoral y de generar miedo entre los responsables electorales y los observadores locales, la Policía ha detenido a más de cien presidentes de colegios y responsables electorales bajo la acusación de fraude electoral". También se han registrado ataques por parte de los partidarios del ZANU-PF a cientos de obervadores de la organización independiente Red Zimbabuense de Apoyo a las Elecciones, muchos de los cuales se han visto obligados a huir de sus casas.