23 de octubre de 2019
  • Martes, 22 de Octubre
  • 24 de enero de 2009

    El Ayuntamiento de Santa Cruz edita un manual de buenas prácticas de gestión ante riesgos y catástrofes

    SANTA CRUZ DE TENERIFE, 24 Ene. (EUROPA PRESS) -

    El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, a través de la Concejalía de Seguridad Ciudadana y Protección Civil, ha editado un manual de buenas prácticas para la gestión del riesgo de desastres a escala local que fue presentado ayer por Miguel Zerolo, alcalde del municipio; Hilario Rodríguez, concejal de Protección Civil; y Moisés Simancas, profesor de Geografía Humana de la Universidad de La Laguna (ULL).

    La obra, de 240 páginas, está escrita en tres idiomas (castellano, inglés e italiano) y es el resultado más relevante del proyecto ICA (Inseguridad Colectiva y Autoprotección) puesto en marcha por la Unión Europea (UE) para mejorar la gestión de las administraciones locales ante este tipo de incidencias, según informó el Ayuntamiento.

    La capital tinerfeña fue la encargada de liderar esta iniciativa que fomentó la cooperación, a escala local, entre América y Europa para gestionar la autoprotección ante catástrofes naturales y que contó también con la participación de otras ciudades como Almere (Holanda), Aserri (Costa Rica), Cangas del Nancea (Asturias), Calama (Chile), Junín (Argentina), Independencia (Perú), Santa Tecla (El Salvador), Riobamba (Ecuador) y Treviso (Italia).

    El manual que se presentó se ha gestado con las experiencias y aportaciones de expertos universitarios, entre los que figura también la Universidad de La Laguna (ULL), con el fin de que cada uno aportase sus propias experiencias para poner en común las soluciones que unos y otros adoptaron cuando sufrieron un contratiempo de estas características.

    Los efectos de todo este trabajo, que se circunscriben también a las conclusiones de las jornadas celebradas el año pasado en Aserri (Costa Rica), podrían beneficiar, de manera directa, a una población total de casi dos millones de personas entre las entidades europeas y americanas que han participado activamente en este proyecto coordinado por el municipio santacrucero.

    Santa Cruz de Tenerife se ha volcado, con el apoyo de la ULL, para liderar un proyecto "pionero" como éste con el fin de identificar los riesgos y los puntos vulnerables que se producen ante este tipo de situaciones. Del mismo modo, también se ha analizado cómo fomentar la implicación ciudadana y la información que hay que ofrecer a la hora de gestionar un posible desastre.

    El manual se estructura en nueve apartados: Del 1 al 3 se encuentran los objetivos, los fundamentos teóricos y la metodología empleada. Del 4 al 7 se describen las buenas prácticas de identificación del riesgo, cómo reducirlo, gestión de los desastres, gobernabilidad y protección financiera. El 8 y el 9, por último, se destinan a la terminología utilizada y a la bibliografía. Cada grupo de buenas prácticas cuenta con una justificación, ejemplos de prácticas incorrectas y correctas. También se incorpora una muestra de 14 casos, de prácticas correctas, identificados en varias de las ciudades del proyecto.

    La edición de este manual de buenas prácticas para la gestión del riesgo de desastres a escala local fortalece ahora, de forma especial, la acción y la posible continuidad de este proyecto ante la UE, especialmente en estos momentos en los que, con el cambio climático, aumentan los riesgos de afecciones a la población por fenómenos meteorológicos adversos.