19 de septiembre de 2019
10 de enero de 2009

El Ballet Imperial Ruso representará hoy y mañana 'Don Quijote' en el Teatro Cuyás (Gran Canaria)

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 10 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Ballet Imperial Ruso representará hoy y mañana 'Don Quijote' en el Teatro Cuyás de Las Palmas de Gran Canaria, una obra que permanecerá en cartel hasta mañana con un total de cinco funciones programadas desde ayer, según informó el Cabildo de Gran Canaria en nota de prensa.

La nueva coreografía es una creación del ex bailarín solista del Bolshoi de Moscú y director artístico de la compañía, Gediminas Tarandá, que ha protagonizado este arranque de 2009 dedicado a la danza del más alto nivel mundial.

"El resultado es un Don Quijote más ágil y con más sabor español que ha cosechado un importante éxito en los mejores escenarios del mundo", explicó el director artístico de la compañía.

La idea para volcar sobre las tablas del escenario el inmortal personaje creado por Cervantes se debió al genio del coreógrafo francés Marius Petipa, que ya instalado en Moscú, ofreció a Ludwig Minkus, profesor del Conservatorio de la ciudad, la posibilidad de componer la música.

La obra se estrenó en 1869 y fue todo un éxito que se ha perpetuado a lo largo de los años gracias a la interpretación de las más grandes compañías y solistas del mundo. Entre ellos cabe destacar el propio Tarandá, que se puso en la piel del barbero Basil, protagonista del montaje, en varias ocasiones como bailarín principal del Bolshoi.

Este conocimiento del personaje y la obra llevó a Tarandá a reescribir la coreografía buscando mayor movimiento y ritmo. "Este espectáculo es mi tercera versión de Don Quijote", dijo Tarandá. "Mi objetivo principal era cambiar los actos segundo y tercero para hacerlos más ágiles, vivos, e introducir los elementos de las danzas flamenco, castañuelas y momentos estilizados que yo había observado en España", comentó.

UNA OBRA FIEL AL ARGUMENTO

El resultado es una obra que conserva el humor de la versión original pero que gana en dinamismo. La historia sigue siendo fiel al argumento planteado en el siglo XIX. El rico Gamash pretende casarse con la bella Kitri, pero la muchacha está locamente enamorada del barbero, que también la ama. Los manejos del rico del pueblo se ven interrumpidos por la irrupción de Don Quijote, que intentará, por todos los medios, que los dos jóvenes puedan casarse.

"En mi espectáculo el protagonista no se presenta, como es de costumbre en muchas versiones, cómo la persona con la imaginación tocada, el que ve los gigantes en los molinos, por ejemplo", destacó Tarandá.

"Yo quería destacar sus rasgos románticos. Que aparezca como la persona que sabe valorar el amor, lo busca, está lleno de calor y bondad hacía las personas. También yo quería aumentar el papel mímico del padre de Kitri, al que maravillosamente y con mucho sentido de humor interpreta mi hermano Vitautas Tarandá. Hemos inventado muchas escenas cómicas entre Sancho Panza y Gamash. Ha salido un espectáculo donde la gente disfruta de la danza y se ríe", resaltó.

También se han introducido algunos detalles que, en palabras del ex bailarín solista del Bolshoi dan mayor lustre al montaje; movimientos en las segundas y terceras líneas que aumentan de manera significativa la complejidad de la función a la par de su espectacularidad.

Asimismo, el director del Ballet Ruso finalizó diciendo que "junto al director de orquesta Valery Kritskov hemos introducido una canción gitana cantada por una solista de ópera. Su voz suena detrás del molino acompañando la danza de Kitri y Basio. Esto ha dado el aire fresco al ballet".