28 de octubre de 2020
13 de enero de 2010

Un cable submarino entre Tenerife y la Península permitirá liberalizar el mercado de las telecomunicaciones en Canarias

El plan, cuyas obras se iniciarán este trimestre, incluye la puesta en marcha del NAPwaci y cuenta con un presupuesto de 110 millones

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 13 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Cabildo de Tenerife, Ricardo Melchior, ha presentado hoy el proyecto Canalink cuyo objetivo es liberalizar el mercado de las telecomunicaciones mediante la instalación de un cable submarino de fibra que unirá Tenerife --desde Granadilla-- con Cádiz, así como con La Palma y Tenerife.

Melchior --que estuvo acompañado en la rueda de prensa celebrada hoy en el Palacio insular por el consejero del área de Competitividad, Carlos Alonso, así como el presidente de la empresa IslaLink, Alfonso Gajate-- manifestó que este proyecto es "muy importante para Canarias". Aseguró, asimismo, que este será "un reto importante" y que según los experto, permitirá colocar a Canarias "15 años por delante de otras regiones".

El proyecto en sí permitirá la instalación de un sistema submarino que unirá Canarias con la Península y con una serie de ramales con la isla de Gran Canaria. A esta iniciativa, se ha sumado el proyecto Red.Iris Nova de comunicación avanzada que permitirá establecer una red de comunicación destinada a la comunidad académica e investigadora con una banda ultra ancha destinada especialmente al Instituto de Astrofísica de Canarias y a las universidades.

Con este proceso, se aspira, según Alonso, a la liberalización de las telecomunicaciones. "Este proyecto que presentamos es una pieza esencial en la liberalización del sector de las telecomunicaciones en Canarias" y con ello el desarrollo de otro tipo de servicios, precisó el consejero del área de Competitividad.

En su opinión, la iniciativa --que se incluye dentro del proyecto Alix que permitirá la puesta en marcha del NAPwaci (Network Acces Point de África Occidental e Islas Canarias)-- cumple varios objetivos pero el más importante es de le liberalizar las telecomunicaciones y facilitar la comunicación entre Europa y África.

Con este paso y la puesta en marcha el NAP en Granadilla para el tratamiento de datos así como la creación de una anillo insular de las telecomunicaciones, se podrán ofrecer condiciones de competitividad que permita mejorar la calidad de los servicios ofertados, explicó Carlos Alonso.

Al frente de este proyecto, se encuentran la empresa IslaLink e Instituto Tecnológico y de Telecomunicaciones de Tenerife, vinculado al Instituto de Tenerife de Energías Renovables (ITER), que acometerán la instalación del cableado cuyo presupuesto supera los 60 millones de euros y que estará en funcionamiento a partir del primer semestre del 2011.

En este sentido, el presidente insular fue más explícito y aseguró que trabaja para que en el primer trimestre de este año se inicien los trabajos para la construcción del NAP en Granadilla (que costará 24 millones de euros), así como los de cableado en tierra (7 millones de euros), la Red.Iris Nova y los contactos para lograr la conexión con África cuyo coste total supondrá unos 110 millones de euros, costeados entre el Estado, la empresa IslaLink y el Cabildo de Tenerife. Su objetivo es que en el segundo trimestre del próximo año pueda comenzar su funcionamiento.