18 de noviembre de 2019
19 de octubre de 2019

La campaña 'Canarias, 1500 Km de Costa' enseñará este curso a 1.500 estudiantes cómo prevenir ahogamientos

La campaña 'Canarias, 1500 Km de Costa' enseñará este curso a 1.500 estudiantes cómo prevenir ahogamientos
Foto de familia con profesores, alumnos y organizadores en el CEIP Botazo de Breña Alta (La Palma)CANARIAS, 1500 KM DE COSTA

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

La campaña para prevenir ahogamientos 'Canarias, 1500 Km de Costa' ha centrado su objetivo para el presente curso escolar en los alumnos de Infantil y Primaria, de entre 3 y 12 años, de toda Canarias. Las estimaciones realizadas por la plataforma es llegar a unos 1.500 estudiantes de estos niveles educativos, sumando a otros 1.200 de ESO y Bachillerato.

Otro reto marcado por esta iniciativa social colaboradora oficial de bandera Azul y patrocinada por el Cabildo de Gran Canaria es llegar a los puntos más recónditos del archipiélago, como sucedió ayer viernes en la isla de La Palma, donde una veintena de niños del CEIP Botazo de Breña Alta, de entre 3 y 11 años, recibieron los consejos y comportamientos a adoptar para que el baño sea seguro. Hasta el momento están programadas un total de 20 charlas en dieciséis municipios de las islas.

Inculcar la cultura de la prevención y la seguridad acuáticas en las edades más tempranas es clave para crear un punto de inflexión generacional de tal forma que tras recibir las charlas de cómo actuar ante una situación de riesgo en cualquier entorno acuático o cómo evitarla. De hecho, la experiencia indica que finalmente son los pequeños quienes forman a sus padres trasladando en casa los conocimientos adquiridos.

Según los sondeos que realizan los promotores de la plataforma 'Canarias, 1500 Km de Costa', un 65% de alumnos de Infantil y Primaria (3-12 años) ha vivido en primera persona una situación de riesgo real en distintos entornos acuáticos. Además, casi el 80% de los pequeños se baña en el mar ondeando la bandera roja.

De la misma forma, más de un 70% confiesa estar dispuesto a tirarse al mar para rescatar a un ser querido en apuros, pero apenas unos pocos confiesan que "no se lo pensarían dos veces" e irían en su ayuda sin hacerse previamente con algún elemento de flotabilidad para garantizar la seguridad de rescatador y rescatado.

El mensaje que lanzan los promotores de la campaña es la obligación de llamar previamente al 1-1-2, nunca lanzarse al agua a rescatar a un bañista en peligro y advierte de los graves riesgos que conlleva tirarse al agua asumiendo el papel del 'héroe equivocado'.

Para leer más