22 de octubre de 2020
26 de junio de 2018

Clavijo destaca la nueva línea de trabajo con Interior y el refuerzo de Frontex y SIVE para tratar la llegada de pateras

Clavijo destaca la nueva línea de trabajo con Interior y el refuerzo de Frontex y SIVE para tratar la llegada de pateras
INTERIOR

MADRID, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de las Islas Canarias, Fernando Clavijo, ha destacado este martes la nueva línea de trabajo establecida con el Ministerio de Interior y el refuerzo del Sistema Integrado de Vigilancia Exterior(SIVE) y de la Agencia Europea para la Gestión de la Cooperación Operativa en las Fronteras Exteriores de los Estados miembros de la Unión (Frontex).

Clavijo, que se ha reunido con el titular de Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha asegurado que el encuentro ha sido "satisfactorio" y que ha servido para "abrir" una "colaboración" que permitirá a ambos gobiernos "estar coordinados" en materia migratoria. "La línea de comunicación es directa: el ministro ya me ha llamado dos veces, lo que denota la preocupación y sensibilidad", ha aseverado.

El presidente canario ha explicado que entre las medidas acordadas se incluyen la coordinación de medios sanitarios y de recursos destinados a menores cuya tutela compete a Canarias y el refuerzo de SIVE y Frontex "para evitar que se pierdan vidas". "En muchas ocasiones sabemos las que llegan pero no las que no llegan. Hablamos de personas que huyen de la guerra y también estamos hablando de niños", ha lamentado.

Este último punto, ha explicado Clavijo, será tratado con dirigentes europeos en el viaje que el presidente autonómico realiza mañana a Bruselas, y en el que busca que se pongan "medios en el mar para poder garantizar que las pateras no acaben a la deriva" y que pueda existir una cierta anticipación para evitar llegadas numerosas e inesperadas.

Con todo, ha señalado que los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado se encuentran "trabajando en origen" y que los servicios de inteligencia no poseen ningún informe que prevea una crisis como la que se produjo en el verano de 2006, cuando las Islas Canarias recibieron la mayor oleada migratoria de su historia.

"Hay entendimiento, coordinación y compartimos objetivos: es una buena noticia. Los recursos que se van a destinar son fundamentales para poder salvar vidas. A partir de ahí, seguiremos en contacto", ha remachado.

Para leer más