16 de julio de 2020
1 de junio de 2020

Dependencia comenzará a partir de este martes a realizar las valoraciones a domicilio en Canarias

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 1 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Derechos Sociales, Igualdad, Diversidad y Juventud, a través de la Dirección general de Dependencia y Discapacidad del Gobierno de Canarias, ha aprobado un protocolo conjuntamente con Sanidad para garantizar la seguridad tanto para el solicitante de reconocimiento de la situación de Dependencia como del personal que realiza la valoración a través las visitas a domicilio, acción que comenzará este martes, 2 de junio.

La consejera de Dependencia del Gobierno de Canarias, Noemí Santana, ha subrayado que "es prioridad" para su Ejecutivo regional asegurar que tanto personas usuarias como valoradoras cuenten con la protección necesaria frente al Covid-19, "especialmente en un sector de población tan vulnerable al virus como es la población dependiente".

Esta medida afecta a las 44 valoradoras y trabajadoras sociales, 22 por provincia, que pueden desde este martes, 2 de junio, retomar la actividad que se paralizó hace 11 semanas debido a la situación de estado de alarma sanitaria, según informó el Gobierno regional en nota de prensa.

Las valoraciones comenzarán por La Gomera este martes, 2 de junio, mientras que en el resto de las islas será a partir del viernes, 5 de junio. El personal compatibilizará las valoraciones con el teletrabajo ya que muchas de las valoradoras tienen cargas familiares, por lo que para poder conciliar se han establecido turnos de trabajo que permita compatibilizar la reanudación de las visitas, que necesariamente deben ser presenciales, con la conciliación familiar.

En cuanto al protocolo diseñado, establece como medida preventiva la realización de los test de diagnóstico de Covid-19 al personal que hace las visitas domiciliarias; mientras que las valoradoras deberán realizar una autovigilancia cuidadosa de síntomas sospechosos dadas las características de vulnerabilidad de la población visitada.

Al respecto, el director general de Dependencia y Discapacidad, Miguel Montero, explicó que el "protocolo concreta el conjunto de medidas que el personal valorador debe de cumplir al acudir al domicilio de los solicitantes del reconocimiento de la situación de Dependencia para la entrevista con la persona solicitante y/o con la persona cuidadora".

Añadió que el trabajo de este personal consiste en acceder a todas las estancias, comunes y no comunes, de la vivienda para la observación y aplicación del baremo de valoración para el reconocimiento de la situación de dependencia y para la elaboración del informe social. En este sentido, apuntó que "hay que tener en cuenta, asimismo, que frecuentemente se encuentran en el domicilio, en el momento de la visita, no solo la persona solicitante y su cuidador, sino otras personas del núcleo familiar".

Por ello, entienden que "es necesario" definir un conjunto de medidas para que el personal pueda realizar el baremo de valoración de dependencia o el informe social "en un espacio con las garantías de protección".

De este modo, el personal valorador deberá contar con un equipo de protección que incluya la utilización de mascarilla higiénica para evitar contaminar el entorno y pantalla facial para proteger el rostro, además de guardar la norma del mantenimiento de la distancia física de 2 metros siempre que sea posible, así como haber realizado higiene de manos.

Respecto al hogar de la persona que se va a valorar, en el momento de concertar la cita para la visita a domicilio, se indicará a los interesados los requisitos que se deben cumplir en la medida de lo posible, tales como son ventilación del hogar, habilitación de un espacio de trabajo desinfectado donde poder ubicar el portátil y desarrollar la entrevista, mantenimiento de la distancia de 2 metros el mayor tiempo que resulte posible y que esté presente durante la entrevista solo la persona solicitante, su cuidador/a.

También deberá realizar el uso obligatorio de mascarillas por parte de la persona solicitante y su cuidador/a, y del resto de personas que se encuentren en el domicilio.

Por último, Montero expone que el técnico valorador invierte "una media de una hora u hora y media en realizar su trabajo y la mayoría de los solicitantes son de edad, muchos con de patologías previas, de ahí la importancia de extremar las medidas de protección en la atención con este colectivo de población tan sensible".

Para leer más