25 de agosto de 2019
  • Sábado, 24 de Agosto
  • Viernes, 23 de Agosto
  • 14 de diciembre de 2008

    Las luces navideñas en Canarias se adaptan "cada vez más" a la Ley del Cielo por el ahorro que supone a los municipios

    SANTA CRUZ DE TENERIFE, 14 Dic. (EUROPA PRESS) -

    La ley del cielo de Canarias ha mejorado el ahorro e innovación ecológica de las luces navideñas y moderado los consumos no sólo por un valor científico o de concienciación --"el 60% de la vida se produce en horario nocturno"--, sino también de ahorro en las facturas eléctricas de los municipios. Así lo han comprobado desde la Oficina Técnica para la Protección del Calidad del Cielo del Instituto Astrofísico de Canarias.

    El jefe de la Oficina, Javier Díaz Castro, ha recordado a Europa Press que desde hace 20 años la conocida como Ley del Cielo protege especialmente La Palma y el Norte de Tenerife del 'derroche' de luces brillantes que contaminan el cielo.

    Medidas como la mejora de la iluminación de los viarios y de las luces navideñas, así como su apagado después de la medianoche han favorecido una cierta protección de la oscuridad. Así además de las zonas especialmente protegidas, desde Santa Cruz de Tenerife hasta el municipio de San Miguel de Abona mantienen este tipo de prácticas que "ahorran en las facturas municipales".

    En este sentido el viceconsejero de Industria, Juan Pedro Sánchez, reconoció también el mayor grado de concienciación en el gasto eléctrico de los municipios y la colocación de luces navideñas. La Consejería a la que pertenece ha invertido más de 300.000 euros en ocho zonas comerciales abiertas en Canarias para colocar bombillas de ahorro.

    "Se ha logrado que haya una cierta concienciación y que no se derroche luz, aunque estemos en Navidad", aseguró Díaz Castro que insistió que la política del Astrofísico ha sido la de pedir a la población "moderación". "Podemos contar con bombillas muy brillantes pero cuya radiación es más fina y no tiene el mismo impacto sobre el cielo", explicó el Jefe de Protección del Cielo que ejemplificó esta medida como "un 'chingo' de luz finito que da el brillo, sin que se proyección sea tan amplia".

    Indicó que con este tipo de luminarias navideñas, se ha conseguido hacer mejores dibujos y dar un toque distinto a las calles de la ciudad. Reconoció, no obstante, que hay quien no cumple y para eso "está la ley".

    MÁS IMPLICACIÓN EN 2009

    En abril de 2009, entrará en vigor en todo el país la Ley del Cielo, en donde habrá instituciones encargadas de tutelar por el compromiso con la protección de la oscuridad.

    Javier Castro Díaz subrayó que la iluminación nocturna tiene impactos desconocidos sobre la biodiversidad y la vida. "El ahorro económico es una buena causa, pero también la calidad de las luces, las bombillas más reciclables y de mejor utilidad son una buen pretexto para comprometerse con el cielo". "Hay que iluminar inteligentemente con lo que se necesita y la calidad de luz y color que se precisa", concluyó.