19 de agosto de 2019
  • Domingo, 18 de Agosto
  • 20 de octubre de 2008

    Esta noche se cierra al tráfico un tramo de la carretera de Los Realejos a Icod el Alto, en la isla de Tenerife

    SANTA CRUZ DE TENERIFE, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

    Este lunes a partir de las 22.30 y hasta las 05.00 horas del día siguiente, los técnicos de la obra de acondicionamiento de la carretera TF 221 en el tramo Los Realejos e Icod el Alto procederán al cierre de la carretera un kilómetro y medio antes del Mirador del Lance, en sentido Los Realejos hacia Icod el Alto.

    El corte se llevará a cabo en horario nocturno con el objetivo de no interrumpir el paso en ningún momento de la línea 354 de TITSA a su paso por la mencionada carretera, según informó la Consejería de Obras Públicas y Transportes del Gobierno de Canarias en un comunicado. Los usuarios que quieran dirigirse hacia Icod el Alto deberán hacerlo por la TF 351 o Carretera de San José, desde San Juan de la Rambla.

    La carretera TF 221 de Los Realejos a Icod el Alto es la vía que une Los Realejos con Icod de los Vinos a través de los núcleos poblacionales de Icod el Alto y La Guancha, a una altura superior al recorrido principal de la autopista del norte. El tramo considerado en el proyecto corresponde al que discurre entre el Realejo Alto, donde se abandona el núcleo urbano, y la zona denominada El Lance. La longitud total de la fase a desarrollar es de unos 2.720 metros. Es una carretera que transita por un relieve muy accidentado con importante interés ambiental.

    El acondicionamiento de la carretera no supone ejecutar importantes modificaciones de trazado, sino adaptarse al trazado existente. Por lo tanto, los objetivos del acondicionamiento de la carretera son los siguientes: la mejora de algunas curvas en el trazado, la mejora en la inclinación de la rasante, la canalización y mejora de intersecciones y mejora de accesos de caminos a la carretera y la mejora de la señalización, horizontal y vertical.

    Todo ello, según apunta la Consejería, sin olvidar las condiciones socioeconómicas de los municipios y el medioambiente tan singular con que cuenta el norte de Tenerife.