3 de diciembre de 2020
24 de octubre de 2020

Las Palmas de Gran Canaria bloquea la ampliación de terrazas y acumula retrasos en licencias de casi 2 años

  • Las Palmas de Gran Canaria bloquea la ampliación de terrazas y acumula retrasos en licencias de casi 2 años
Una de las nuevas terrazas habilitadas en La Laguna (Tenerife) con motivo de la crisis del coronavirus gracias a vallas de obra y ganando espacio a la calzadaEUROPA PRESS

Ayuntamientos como Santa Cruz de Tenerife, La Laguna o San Sebastián de La Gomera facilitan espacios a los hosteleros y licencias 'express'

LAS PALMAS/SANTA CRUZ DE TENERIFE/LA LAGUNA, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

La ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, una de las capitales de Canarias, continúa impidiendo la ampliación de la superficie de las terrazas en bares y restaurantes pese a que es una de las recomendaciones estatales y autonómicas derivadas de la crisis del coronavirus, acumulando además retrasos en la concesión habitual de licencias de casi 2 años.

Mientras, otros municipios del archipiélago han acelerado los permisos y autorizaciones temporales para que locales que incluso no tenían espacio en el exterior hayan podido contar con él. Es el caso de la otra capital canaria, Santa Cruz de Tenerife, La Laguna (Tenerife) o San Sebastián de La Gomera, solo por citar algunos de los casos más destacados.

Así lo han detallado a Europa Press tanto empresarios de los diferentes municipios, como ingenieros y la propia Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Las Palmas (FEHT).

La capital grancanaria lleva recibiendo peticiones de los empresarios para ampliar sus terrazas al menos desde mayo y aunque oficialmente y en boca de su alcalde, Augusto Hidalgo, dicen estar estudiándolas y respondiendo uno a una, lo cierto es que ya en octubre los empresarios aseguran no tener noticia alguna del Consistorio.

A ello, se suman los retrasos que el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria acumula en la concesión de licencias, de hasta 2 años. Empresarios que prefieren mantener el anonimato por temor a represalias han explicado a Europa Press cómo algunos han optado por uno u otro de los dos caminos que tenían: esperar con el negocio abierto y sin terraza, o sacarla irregularmente.

A la dificultad en la viabilidad se ha sumado ahora la crisis derivada del coronavirus, donde en varios momentos solo aquellos con espacio exterior podían estar abiertos. Además, las autoridades recomiendan con carácter general consumir en zonas lo más abiertas posibles para dificultar la concentración del virus.

"El esfuerzo y el cariño con el que uno lleva a cabo un proyecto de este tipo choca de repente con la frustración", asegura uno de los empresarios afectados. En el otro lado están los propietarios que ante los retrasos optaron por sacar las terrazas aún sin la licencia preceptiva.

"Sabíamos que no era correcto, pero estamos en una calle en la que no hay demasiado tránsito. Sin terraza directamente es que había mucha gente que no sabía ni que existíamos", explica otro hostelero. Muchos de estos bares y restaurantes mantenían sus terrazas 'ilegales' abiertas porque no recibían visitas de la Policía Local, algo que sorprendentemente para muchos llegó justo después de la pandemia.

Lamentan que "justo en el momento en que se debería facilitar a los negocios las cosas y ayudar a que la gente esté al aire libre" aterrizaran agentes municipales levantando terrazas y advirtiendo con expedientes de sanción.

TERRAZAS 'EXPRESS' EN SANTA CRUZ DE TENERIFE O LA LAGUNA

Frente a la situación en Las Palmas de Gran Canaria contrasta la de otros municipios canarios como Santa Cruz de Tenerife, La Laguna o San Sebastián de La Gomera, donde el "proceso es rápido" y "no se ponen problemas a ampliar terrazas donde es posible", reconoce un ingeniero especializado en el sector hostelero.

En Santa Cruz de Tenerife, los funcionarios municipales reciben directamente de los ingenieros solicitudes de consulta previas con documentación y fotografías, que obtienen el visto bueno y cuya tramitación suele ser acelerada.

San Cristóbal de La Laguna es uno de los ejemplos donde más ha proliferado la ampliación de las zonas para las terrazas, ganándolas incluso a la calzada. El Ayuntamiento dotó de uso peatonal la calle Heraclio Sánchez durante el Estado de Alarma en una iniciativa que han denominado como 'urbanismo táctico'.

El bando municipal de ampliación de terrazas del Ayuntamiento de La Laguna llegó en mayo y precisaba condiciones específicas y concretas para poder ampliar la superficie destinada a terrazas, siempre manteniendo una serie de criterios como no incrementar el aforo previo, no invadir el tránsito de vehículos o respetar la separación de fachada.

El propio Consistorio se ofreció a trasladar mobiliario urbano que dificultara lograr estos objetivos, todo de manera temporal y mientras la situación derivada de la crisis del coronavirus se mantenga. El Ayuntamiento, además, facilitó nuevos espacios a negocios en Avenida el Paso o en el entorno de la oficina de Correos, así como en otras calles instalando cerramientos de obras.

"En general, los trámites de licencias de terrazas en La Laguna son rápidos", explica este ingeniero tinerfeño. Los requisitos son claros en cuanto a plano y aforo, comenta: "Se aportan fotos y si todo casa con el proyecto se habilita".

La capital de La Gomera, San Sebastián, dota igualmente de facilidades a sus hosteleros e incluso permite terrazas en las que los camareros deben atravesar una calle para dar servicio. "No suele haber problemas y las respuestas son rápidas", incide.

¿POR QUÉ LAS PALMAS ACUMULA TANTO RETRASO?

Uno de los motivos que explica los severos retrasos de Las Palmas de Gran Canaria en conceder sus licencias lo explica la ordenanza de terrazas vigente que por ejemplo en el caso de las calles peatonales exige un "estudio singular" previo.

A efectos prácticos, la obligatoriedad de un "estudio singular" en muchas calles ha conducido a que en una misma zona y con las mismas condiciones de espacio algunos locales tengan su licencia aprobada --previamente-- mientras otros no obtienen ahora respuesta.

"Durante un tiempo los estudios singulares los hacían incluso empresas externas, pero se bloqueó y ahora lo hace el propio Ayuntamiento, lo que ha desembocado en retrasos en muchos sitios de la ciudad de año y medio o más. Todas las solicitudes de calles peatonales que no tenían estudio singular siguen a la espera de que se haga", reconoció.

Ello desemboca, explica, en que "mucha gente pone la terraza sin permiso" pero como "la policía está muy encima de las terrazas" el riesgo es alto, porque los empresarios se exponen a que el Ayuntamiento les impida obtener la licencia en el futuro.