21 de octubre de 2019
  • Domingo, 20 de Octubre
  • 2 de febrero de 2009

    Un sacerdote nacido en Arico (Tenerife), nombrado miembro de la Pontificia Comisión Bíblica por Benedicto XVI

    SANTA CRUZ DE TENERIFE, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

    El sacerdote, Juan Miguel Díaz Rodelas, nacido en Arico hace 57 años ha sido nombrado por el Papa Benedicto XVI nuevo miembro de la Pontiticia Comisión Bíblica, según ha informado la archidiócesis de Valencia en la que ejerce su ministerio tras ser informado por la oficina de prensa del Vaticano.

    Así se desprende de una nota del Obispado de la Diócesis Nivariense. Informa además que Diaz Rodelas, nació en Arico y estudio en el seminario diocesano de Tenerife. Es doctor en Ciencias Bíblicas desde 1993, profesor de la Facultad de Teología de Valencia, del Pontificio Instituto Juan Pablo II y del Instituto Diocesano de Ciencias Religiosas, además de presidente de la Asociación Bíblica Española, que está integrada por más de 300 profesores y especialistas en Sagrada Escritura.

    La Pontificia Comisión Bíblica fue constituida por León XIII en 1902 con el fín de "promover eficazmente entre los católicos el estudio bíblico; contrastar con los medios científicos las opiniones erradas en materia de Sagrada Escritura; y estudiar e iluminar las cuestiones debatidas y los problemas emergentes en campo bíblico", según las mismas fuentes. Meses más tarde, San Pío X concedió a la Comisión Bíblica la facultad de conferir los grados académicos de licenciatura y doctorado en Ciencias Bíblicas

    En 1971, el papa Pablo VI establecía nuevas normas para la organización y el funcionamiento de la Comisión Bíblica con el fin de que su actividad "resulte más fecunda para la Iglesia y mejor adaptada a la situación actual". Desde entonces, los miembros ya no son Cardenales, asistidos por consultores, sino docentes de Ciencias bíblicas "provenientes de varias escuelas y naciones, que se distingan por ciencia, prudencia y sentir católico respecto al Magisterio eclesiástico".

    La nueva Comisión Bíblica se convierte, así, en órgano consultivo, puesto al servicio del Magisterio y en conexión con la Congregación para la Doctrina de la Fe, cuyo prefecto es también presidente de la Comisión.