23 de octubre de 2020
28 de junio de 2010

El Ayuntamiento bajará el próximo presupuesto en 35 millones, subiendo impuestos y bajando gastos para evitar el déficit

El Plan Económico Municipal, que ahora deberá aprobar la Comunidad Autónoma, prevé volver al equilibrio financiero en el período 2011-2012

LOGROÑO, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento bajará el presupuesto del próximo año en 35 millones, hasta los 133 millones, subiendo los impuestos en un 2 por ciento y bajando gastos corrientes y subvenciones en un 10 por ciento, para evitar el déficit.

El concejal de Economía, Vicente Urquía, presentó hoy el Plan Económico-Financiero del Ayuntamiento de Logroño, que prevé volver al equilibrio y la estabilidad financiera en el período 2011-2012. El Plan, que se aprobará este miércoles en pleno, deberá contar ahora con el visto bueno de la Comunidad Autónoma para poderse poner en marcha.

Urquía detalló que, en este momento, la situación es bastante "dramática", porque "se ha estado viviendo del ladrillo para los ingresos y, al acabarse el ladrillo, la economía del Ayuntamiento está en serio peligro".

Repasó, en este sentido, aspectos de la liquidación presupuestaria del año pasado y recalcó que "los ingresos han ido bajando desde el año 2007, lo mismo que la recaudación, con una morosidad de un 3 por ciento" y un nivel de endeudamiento del 51 por ciento. Los gastos no han parado de crecer "porque la ciudad ha aumentando en extensión al doble, pero la población no ha crecido lo mismo".

"Tenemos una ciudad de primera, con servicios de primera, y eso es muy caro de mantener", afirmó el concejal, quien apuntó que "se vivía de los impuestos de la construcción" y, sobre todo, de la venta de patrimonio de suelo. Sin embargo, la crisis ha conducido a que los gastos sigan creciendo, pero no los ingresos.

De este modo, el déficit en el año 2009 alcanzó los 23,7 millones de euros, lo que ha obligado a llevar adelante el Plan Económico-Financiero, "con total transparencia y sin ninguna ocultación, como nos acusó el PP, éste fue un tema que figuraba en un informe de Intervención en marzo pasado".

Respecto a las previsiones para este ejercicio 2010, Urquía afirmó que "son similares a las de 2009", con el objetivo puesto en "volver a la estabilidad presupuestaria" en los años 2011-2012, horizonte del Plan. La primera medida será la reducción de las cuentas municipales en 35 millones para 2011 y "de una forma similar" en 2012.

Para lograrlo, las medidas previstas en el capítulo de ingresos "son pocas, porque tenemos poco margen". Así, avanzó una subida de los impuestos y tasas municipales en un 2 por ciento "es decir, en el IPC, porque no queremos subir la presión fiscal, pero sí hay que mantenerla".

La segunda medida será la venta de suelo municipal, con parcelas en Pradoviejo, El Arco, Las Cañas o el Casco Antiguo, "que ya veremos cómo salen". De lo que se consiga con esta venta, dependerán algunas futuras inversiones, como las de las plazas Primero de Mayo y de la Paz.

Sí se mantendrán las previstas para este año, como el Centro de la Cultura del Rioja o Avenida de Burgos, "pero, el resto, habrá que ver cómo sale la venta; si hay más ingresos, se podrán hacer más inversiones, si no los hay, no se podrá hacer nada". Para facilitar la venta, se va a eliminar la cláusula que obliga a los compradores a presentar un aval bancario "porque daba muchos problemas".

REDUCCIÓN DE GASTOS.

Sumó el concejal de Economía que, en el capítulo de gastos de personal, se congelará toda la oferta pública de empleo y se mantendrá la reducción del 5 por ciento en los salarios. Además, se reducirán con carácter general los gastos corrientes y las subvenciones en un 10 por ciento "por lo que habrá que ver dónde se recorta en cada departamento, y también en Logroño Turismo y Logroño Deporte".

Este descenso se extenderá al ejercicio 2012, con una reducción en este caso de un 3 por ciento añadida. Igualmente, se llevará adelante el aplazamiento de las amortizaciones de préstamos que tiene el Ayuntamiento, para lo que se está hablando con las entidades financieras.

"Esperamos de este modo volver a situación de equilibrio financiero y acabar con superávit. Va a ser complicado y doloroso, habrá que ver cómo se hace", dijo Urquía, quien dijo que "muchos ayuntamientos estamos igual, somos los paganos porque las Comunidades se han librado por su pacto de financiación, que no se ha extendido al ámbito municipal".

Con todo, apuntó que "este año se ha aguantado bien, sin pérdida de empleo ni tocar las empresas contratadas por el Ayuntamiento". "No podría ahora decir lo mismo para el año 2011, porque la situación es dramática, aunque se mantendrán siempre las políticas sociales, de educación y de empleo, congelándolas o rebajándolas mínimamente. Habrá que priorizar", finalizó.