9 de abril de 2020
28 de abril de 2018

El café Moderno se suma a la asociación que agrupa a los 29 cafés más emblemáticos de Europa

LOGROÑO, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Moderno de Logroño, que en 2016 celebró por todo lo alto su primer centenario, acaba de incorporarse a la Asociación Europea de Cafés Históricos (Ehica, en sus siglas en inglés), que engloba a los locales más emblemáticos del continente y que aspira a contar con el apoyo de la Unión Europea (UE) para crear una ruta cultural a fin de poner de relieve la singularidad de estos negocios, así como promocionarlos turísticamente de una forma conjunta y coordinada.

La adhesión del Moderno se produjo formalmente los pasados días 20 y 21 de abril en Coimbra, donde, en el marco del Año Europeo del Patrimonio Cultural y con el respaldo de la Universidad de esta ciudad portuguesa, se celebró el Encuentro Internacional de Cafés Históricos Europeos con un programa compuesto de tertulias, conferencias y reuniones de trabajo.

Junto al establecimiento logroñés han entrado a formar parte de Ehica otros dos cafés españoles (uno de Gijón y otro de A Coruña) y cinco portugueses, con lo que la cifra de asociados asciende a 29 en la actualidad.

Creada en 2014 por el griego Vassilis Stathakis y con sede en la ciudad cretense de Chania, Ehica es la única asociación de estas características en Europa y tiene como finalidad difundir el patrimonio cultural que suponen los centenarios cafés europeos, así como su fortalecimiento como elemento de atracción de turismo y de generación de riqueza en las ciudades donde se asientan.

Durante el encuentro celebrado en Coimbra, cristalizó la propuesta de plantear a Bruselas, en una cita que tendrá lugar en octubre, la creación de una Red Europea de los Cafés Históricos, cuya principal finalidad es convertir estos establecimientos en una ruta de atracción turística.

El Moderno abrió sus puertas en 1916 en la plaza Martínez Zaporta de la capital riojana con el nombre de Madrid para pasarse a llamar posteriormente Novelty, Oriental y, finalmente, Moderno, en 1936, año en que tomó las riendas del local Mariano Moracia, abuelo del actual propietario, con quien comparte nombre.