11 de diciembre de 2019
  • Martes, 10 de Diciembre
  • 22 de noviembre de 2019

    Declarado culpable el policía local acusado de destruir parcialmente un atestado y no culpables los otros dos juzgados

    Declarado culpable el policía local acusado de destruir parcialmente un atestado y no culpables los otros dos juzgados
    Juzgados Logroño, palacio de Justicia de La Rioja - EUROPA PRESS - ARCHIVO

    LOGROÑO, 22 Nov. (EUROPA PRESS) -

    El jurado popular ha declarado culpable a J.M.C, el policía local de Logroño acusado de destruir parcialmente un atestado, mientras que los otros dos agentes juzgados -J.R y A.T.L- han sido declarados "no culpables", según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de La Rioja.

    El Ministerio Fiscal pedía para el principal acusado dos años de cárcel e inhabilitación especial para empleo o cargo público por un periodo de cinco años, así como 3.600 euros de multa. A los otros dos policías les reclamaba un año y medio de prisión e inhabilitación por tres años, y una multa de 2.400 euros.

    En las próximas horas el juez de la Audiencia Provincial dará a conocer más detalles de un juicio, que se ha celebrado en cinco sesiones, por unos hechos que ocurrieron tras un accidente de tráfico (leve) sucedido en Logroño el 19 de septiembre de 2015, y en el que uno de los dos conductores implicados dio positivo en el control de alcoholemia.

    Presuntamente, el policía J.M.C destruyó parte de la denuncia y el parte de alcoholemia delante de J.R y A.T.L, acusados de consentirlo.

    SITUADO "COMO POSIBLE AUTOR"

    El teniente fiscal Santiago Herranz que, ayer elevó a definitivas las conclusiones iniciales, destacó cómo fue el propio J.M.C quien "toma la iniciativa situándose como posible autor" y "en la escena de la destrucción", aunque haya argumentado después que los había destruido sin querer.

    En su relato, el fiscal apoyó en el juicio del 'caso Vanessa', de 2012, en el que el autor del asesinato, antes de que se supiera que la víctima estaba muerta, contó lo que había hecho con el cadáver y, aunque luego lo negó, apareció en el sitio señalado por él.

    Manteniendo las distancias con el delito, Herranz creyó que, esta vez también, se han podido conocer los hechos a raiz de un reconocimiento de autoría.

    A esto sumó el "hecho objetivo demostrado" de que le llamó la mujer del conductor que dio positivo, aderezado con la explicación de ésta, quién ha dicho en el juicio que el teléfono, aunque a su nombre, lo tenía su madre, a la cual ya no se le puede preguntar nada porque ha muerto.

    El fiscal hilvanó ambos argumentos y señaló cómo el acusado cuenta, según el relato del entonces jefe de policía, que le llamó la mujer de un amigo, "y luego se comprobó que era verdad" porque se registró la llamada.

    Así, señaló recordando el 'Caso Vanessa', los hechos cuyo conocimiento inicia el autor se acaban demostrando a pesar de su siguiente negativa.

    Estas dos pruebas, creyó además, "llevan, con un razonamiento lógico", a deducir que en la grabación que se ha exhibido en el juicio, lo que se ve es que "se producen los hechos".

    Con respecto a los otros acusados, los vio como garantes de lo que ocurrió y es algo, creyó, que se ve en vídeo, donde "se ve" cómo uno de los agentes "señala" al lugar donde está la carpeta.

    Luego, "por el follón" que se montó cuando el padre de la otra conductora preguntó por las pruebas desaparecidas, el cual "no sabían cómo gestionar", buscaron "un error" en el registro de Atestados "sobre el que anotar".

    Culminó destacando la "trascendencia" del hecho de que se trata de "funcionarios que tienen delegada la capacidad de que lo que digan en un atestado tengan fuerza probatoria".

    Lo ocurrido, dijo, "es muy grave porque están quebrantando lo que todos los días hacemos en este juzgado" señaló al tiempo que ha destacado cómo J.R y A.T.L son "los guardianes" de lo que ocurrió.

    "Los delitos se cometen por acción o por omisión", argumentó, en este caso, poniendo como ejemplo que se puede matar a un bebé con tus manos o no dándole de comer. Así que J.M.C es, a su juicio, el "autor material" y el resto los "garantes".

    En este mismo sentido, el abogado del Ayuntamiento de Logroño, Francisco Cañas, destacó cómo "los atestados tienen que ser pruebas potentes, porque tiene una presunción de veracidad", dado que los policías son "agentes de la autoridad".

    "Por eso es grave que ocurran anomalías" y, por eso, "el Ayuntamiento quiere que los hechos se aclaren y la ciudadanía sepa que si ocurre tiene sus consecuencias".

    En cuanto a J.R y A.T.L consideró que no es creíble que J.M.C "lo hiciera sin su consentimiento", porque en el vídeo se ve que "le indican donde están" los documentos y "los abre en la mesa" de uno de ellos y, después, "va a la trituradora".

    Contador

    Para leer más


    Lo más leído en La Rioja