23 de abril de 2019
  • Lunes, 22 de Abril
  • Domingo, 21 de Abril
  • 8 de julio de 2014

    Las obras del Centro Tecnológico de La Fombera finalizarán a finales de agosto y "no suponen coste para riojanos"

    LOGROÑO, 8 Jul. (EUROPA PRESS) -

    El Gobierno de La Rioja señala que las obras que se están llevando a cabo en el Centro Tecnológico de La Rioja en La Fombera para subsanar los problemas originados por las filtraciones de agua se encuentran muy avanzados, con un grado de ejecución del 80 por ciento, por lo que está previsto que finalicen antes del mes de septiembre.

    Además, ha afirmado que estos trabajos, como ya avanzó el presidente en el Parlamento regional, no supondrán coste alguno para los riojanos, según ha informado el Ejecutivo riojano en un comunicado.

    En este sentido, cabe recordar que en octubre del pasado año el Ejecutivo riojano suscribió un acuerdo con la UTE que ejecutó las obras de construcción del Centro Tecnológico, integrada por las empresas Construcciones José Martín SA y Vías y Construcciones SA, por el que ésta se hacía cargo a su costa de las actuaciones precisas para garantizar la sustitución de la tela de impermeabilización colocada en la cubierta del inmueble.

    Dicha membrana impermeabilizadora, según acreditan varios informes solicitados tanto por la administración como por las empresas y por la Dirección Facultativa de la obra, había perdido sus propiedades de protección y estanqueidad, dejando grandes ventanas de entrada de agua, por las cubiertas y el falso techo, a algunas zonas del edificio.

    Para subsanar este problema, la empresa constructora tiene que levantar todas las cubiertas del inmueble, incluida la capa de impermeabilización, y colocar una nueva lámina de EPDM, comprobar la estanqueidad de la misma mediante el llenado con agua durante varias semanas y la recepción del certificado de un laboratorio independiente, y posteriormente, proceder al vaciado y recolocación de los diferentes componentes de las cubiertas.

    BLOQUES

    Este trabajo se ha ido realizando por bloques (el edificio constructivamente hablando consta de cinco bloques), de los cuales hay tres completamente finalizados; el cuarto se encuentra en la fase de colocación de madera y tierras vegetales, y el quinto, en fase de comprobación de estanqueidad en una zona y en fase de retirada de la lámina de impermeabilización en otra.

    Paralelamente a esta actuación, en el bloque más afectado por las filtraciones se han iniciado los trabajos de sustitución de techos técnicos y paneles separadores, se ha procedido a la sustitución de alguna parte del suelo más dañado y al lijado y barnizado del resto, quedando meras labores de repintado parcial.

    En el resto del edificio en el que los daños eran más aislados, se está trabajando igualmente en la reparación interior en las zonas en las que ya se ha procedido a actuar sobre las cubiertas.

    Las empresas constructoras han mantenido sus compromisos de ejecución de las obras, aunque la adversa climatología ha impedido trabajar en varios periodos del invierno y la primavera, porque evidentemente no pueden trabajar dejando las cubiertas sin protección contra el agua durante largos periodos de tiempo ni tampoco trabajar con los forjados mojados, colocando nuevas láminas impermeabilizadoras.