21 de octubre de 2019
  • Domingo, 20 de Octubre
  • 28 de octubre de 2014

    Recurren la adjudicación de la 'Smart City' de Logroño a un grupo de empresas riojanas

    LOGROÑO, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

    El Ayuntamiento de Logroño ha adjudicado inicialmente a la UTE integrada, entre otras, por siete empresas riojanas, la 'Plataforma y Centro de Control. Smart Logroño'. Si bien, la adjudicación "queda pendiente hasta la resolución de un recurso interpuesto por otra las ofertas presentadas".

    Así lo han confirmado desde el propio Consistorio que, según sus propias previsiones, "podría quedar resuelto esta misma semana", tal y como ha recogido en su pagina web la publicación digital 'Reportajeados'.

    La iniciativa, según explican desde 'Reportajeados' "nace para dar soporte a la nueva lógica de la Gestión Pública, consistente en aplicar la tecnología para la consecución de una mayor eficiencia y por lo tanto mejor calidad de vida de los ciudadanos", tal y como exponía el concurso municipal.

    La UTE "está formada, por empresas riojanas y de ámbito nacional por Masscom, (perteneciente al Grupo Osaba), JIG, Iberus y Emesa, entre otras".

    Se trata de un grupo de empresas "que unieron esfuerzos con el objetivo de plantar cara a las grandes compañías y poder competir y ofrecer soluciones en el desarrollo de la Ciudad Inteligente". E

    "Empresas todas ellas compatibles y complementarias que, de esta manera, se les abre la posibilidad de competir en su conjunto con otras firmas de mayor envergadura de ámbito nacional e internacional y ampliar así un mercado, el del desarrollo de las Smart City, reservado para las grandes compañías", continúan desde 'Reportajeados'.

    Con todo, este grupo de empresas "comenzó ya a trabajar en el desarrollo de las líneas comunes de la Ciudad Inteligente. Entre ellas, la gestión eficiente de riegos, la iluminación, la comunicación con el usuario, desarrollo de aplicaciones, video-supervisión, incluso en la gestión integral del tráfico".

    La Smart City "plantea el uso de las tecnologías de la información y las comunicaciones para hacer que las ciudades dispongan de unos componentes y unos servicios públicos más interactivos y eficientes con el objetivo final de facilitar la vida de sus ciudadanos y maximizar el ahorro, permitiendo también la pacificación y gestión del tráfico urbano y reducir el gasto en energía, agua, entre otros".

    "Valga como ejemplo de las posibilidades tecnológicas contempladas en el concepto de Smart City, la gestión inteligente de los semáforos". O dicho de otra forma, "los propios semáforos regulan el tiempo de espera de vehículos y peatones en función del volumen de tráfico que se genera en cada momento: más volumen de tráfico, intervalos de luz verde más prolongados, y a la inversa, sin necesidad de que un policía de tráfico regule puntualmente el semáforo. Tecnología al alcance de este grupo de empresas de la Comunidad", finalizan.

    Para leer más