19 de enero de 2021
27 de junio de 2006

El riesgo de incendios forestales en La Rioja es del 27%, el segundo más bajo de España, según WWF/Adena

LOGROÑO, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Rioja presenta un riesgo de incendios forestales del 27 por ciento, el segundo más bajo de España tras Baleares y Murcia -ambas con el 22 por ciento- y muy por debajo de la media nacional que se sitúa en el 43 por ciento, según los ocho parámetros utilizados por WWF/Adena en su 'Incendiómetro 2006', hecho público hoy.

Según dicho medidor, Extremadura, Galicia y Madrid son las comunidades autónomas que más riesgo presentan de sufrir incendios forestales, con un 72, 62 y 61 por ciento de riesgo. Por el contrario, Baleares, Murcia (22 por ciento cada una) y La Rioja (27 por ciento) son las que mejores resultados obtienen, frente a la media nacional.

En el resto de comunidades autónomas, el riesgo es de un 46 por ciento de riesgo en Andalucía; un 38 por ciento, en Aragón; un 55 por ciento, en Cantabria; un 45 por ciento, en Canarias; un 32 por ciento, en Cataluña; un 57 por ciento, en Castilla y León; un 56 por ciento, en Castilla-La Mancha; un 34 por ciento, en la Comunidad Valenciana; un 29 por ciento, en Navarra, y un 35 por ciento, en País Vasco.

Los parámetros utilizados por la organización ecologista para este análisis son la reducción del número medio de incendios por cada 10.000 hectáreas, de la superficie incendiada, del número de grandes incendios forestales (GIF) y la superficie media de los GIF, el conocimiento de las causas de los incendios, la gestión del riesgo social, la eficiencia de la disposición de extinción y la gestión forestal.

En esta línea, WWF/Adena presentó también hoy su informe 'Grandes Incendios Forestales', en el que alerta de que en un 0,5 por ciento de los incendios forestales se quema anualmente más de la mitad de toda la superficie y que todos los años se pierde masa forestal por un valor superior a los 1.100 millones de euros.

En cuanto a las causas, casi la mitad son de origen intencionado y, sin embargo, no están relacionados con quemas agrícolas o ganaderas, lo que revela --según Adena-- la existencia de "importantes conflictos socioeconómicos". Asimismo, el origen de estos fuegos radica en el abandono rural y de cultivos agrícolas, la pérdida de rentabilidad de los productos forestales y la reducción en la inversión forestal.

LOS INCENDIOS FORESTALES Y LA PROPIEDAD.

El informe recoge que, según el Plan Forestal Español, la propiedad forestal privada de Cantabria supone el 21%, por lo que la mayoría de la superficie forestal es claramente pública, una excepción en el conjunto nacional.

Al respecto, refleja que el 90% de los incendios se inician en propiedad pública, aunque contrasta con los incendios por negligencias, donde la propiedad privada supera el 55%.

Este dato refleja, según WWF/Adena, la causalidad de incendios en la comunidad cántabra, donde la mayoría de los incendios se deben a prácticas de ganadería extensiva y prácticas agrícolas.