4 de diciembre de 2020
22 de junio de 2018

El 85% de los agentes rechazan en referéndum el preacuerdo del convenio de Policía Municipal de Madrid

El 85% de los agentes rechazan en referéndum el preacuerdo del convenio de Policía Municipal de Madrid
POLICÍA MUNICIPAL DE MADRID

MADRID, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un total de 3.455 policías municipales, casi 85 por ciento de los participantes en el referéndum, ha rechazado el preacuerdo del nuevo convenio del Cuerpo firmado por tres sindicatos y el Ayuntamiento la semana pasada, mientras que 609 han votado a favor (casi el 15%), 6 han votado en blanco y 5 papeletas han sido nulas.

Según han informado a Europa Press fuentes sindicales, en el referéndum han participado un total de 4.066 policías municipales, es decir, aproximadamente las dos terceras partes de la plantilla, una muy alta participación en una consulta inédita.

La semana pasada el Consistorio matritense alcanzó un preacuerdo con los sindicatos CC.OO, UGT y UPM, tres de los cinco presentes en la Policía Municipal, tras meses de negociación alrededor del convenio colectivo. En cambio, otros sindicatos como el mayoritario CPPM, CSIT-Unión Profesional y la Asociación de Policía Municipal Unificada (APMU) se mostraron en contra.

El preacuerdo ahora tumbado suponía una subida salarial (400 euros más anuales y un complemento de 140 euros al mes por incremento de productividad y disponibilidad) y mejoras en los horarios (los agentes en turno de mañana realizarán diez días menos al año de servicio en las calles, 16 días menos en el caso de los de tarde y 84 horas al de noche aunque estos últimos sumen tres jornadas más). También hay mejora salarial en los eventos a cubrir y será un "aumento significativo", señaló el concejal delegado de Seguridad, Javier Barbero.

El referéndum, organizado por los sindicatos firmantes, empezó a las 7 horas y terminó a las 19 horas. La afluencia de agentes a la sede de la Jefatura de la Policía Municipal ha sido masiva y ha habido largas colas en muchos momentos. Ya a la mitad de la votación, a las 13 horas habían votado 2.250 agentes.

Por la mañana, CSIT-UP se quejó de que el referéndum no contaba con censo oficial y que en un primer momento no les permitieron el pase como observadores. También la APMU criticó que no había cabinas para garantizar que el voto sea secreto". También y que no les permitieran llevar un notario para dar fe de la votación, entre otras cuestiones.

Por su parte, CCOO se mostró "muy satisfecho y orgulloso" de la alta participación y de "haber podido dar voz a la plantilla directamente. En la misma línea, el sindicato UPM se felicitó por la "masiva movilización" e indicó que ellos son "apolíticos" y no les importa sentarse a negociar con la Administración sea del color político que sea para "buscar acuerdos que mejoren las condiciones de los colectivos laborales" que representan. "Salga el sí o salga el no, la voz de la Policía Municipal habrá llegado más alto que nunca", apuntaron.

MANTIENEN LAS MEDIDAS DE PRESIÓN

Tras los resultados, el Colectivo Profesional de la Policía Municipal ha lanzado un comunicado en redes sociales en el que consideran que la votación ha supuesto "un respaldo categórico a las posturas" y reiteran que el texto del preacuerdo es "claramente insuficiente y no resuelve los problemas que padecen" los agentes locales madrileños.

"El Ayuntamiento debe tomar nota y le exigimos que de forma inmediata vuelva a abrir la negociación con unos nuevos interlocutores que pongan encima de la mesa un acuerdo que responda a las expectativas de los policías de Madrid, poniendo nuestro trabajo en valor y sin discriminarnos frente a otros colectivos. La pelota está otra vez en el tejado del Ayuntamiento, que debe decidir si finalmente valora nuestro trabajo y nos ofrece un acuerdo digno con mejoras reales, o por el contrario prefiere un conflicto eterno", indican.

Mientras tanto, ha llamado a mantener "las medidas de conflicto", siendo más inmediata la del Orgullo Gay, consistente en que no se presenten voluntarios agentes a cubrir estas fiestas. En otra comunicación, este sindicato y CSIT-UP han aseverado que no pueden garantizar la seguridad de este evento por "la falta de plantilla, la plantilla envejecida y agotada (suspensiones de descansos, prolongaciones de jornadas, cambios de turno, falta de conciliación familar, etc) y la falta de organización de los servicios".