21 de enero de 2021
27 de febrero de 2006

Aguirre condicionará la ayuda al desarrollo a que los países receptores impidan prácticas aberrantes contra la mujer

Presenta el Plan Anual de Cooperación 2006 dotado con 30,2 millones de euros y anuncia que su cuarto viaje oficial será a África

MADRID, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

La presidenta regional, Esperanza Aguirre, anunció hoy que la Comunidad de Madrid condicionará las ayudas de cooperación al desarrollo a que los gobiernos de los países con los que colaboren "se impliquen activamente" en la persecución de "prácticas aberrantes" contra las mujeres, como la ablación del clítoris, "que, además de atentar contra su dignidad y su integridad física y moral suponen un riesgo para sus vidas".

Aguirre presentó en la Real Casa de Correos el Plan Anual de Cooperación 2006 dotado con 30,2 millones de euros, una cantidad cuatro veces mayor a la destinada por el Gobierno regional en 2002 para cooperación internacional, y anunció que su cuarto viaje oficial, después de los realizados a China, Colombia y Ecuador y Rumanía, será a África y "estará muy centrado en los problemas específicos de las mujeres y de su papel en el desarrollo económico y social".

La jefa del Ejecutivo señaló que el plan presentado hoy es "el instrumento para participar en este esfuerzo global para erradicar la pobreza", una situación que se produce de "manera acuciante" en muchos lugares del mundo, y cuyo "remedio más eficaz para combatirla es la aplicación del imperio de la ley, el establecimiento del Estado de Derecho y de instituciones que han demostrado que en varias generaciones países muy pobres (como lo fueron España, Suecia, Suiza y EE.UU) pueden convertirse en sociedades avanzadas".

"Creo que se puede conseguir pasar de la miseria a la pobreza, de la pobreza a la dignidad y de la dignidad a la prosperidad, estableciendo soluciones justas y leyes buenas. Imperio de la ley, instituciones y Estado de Derecho", aseveró Aguirre, quien subrayó que la ausencia de las mismas ha dado lugar a que en muchos lugares del mundo, como África, "se pierda el tren del desarrollo y estén atrapados en el círculo vicioso de la pobreza, del que difícilmente podrán salir por sí mismos si los países más avanzados no les ofrecemos nuestra ayuda".

Asimismo, la presidenta defendió que, además del fortalecimiento de las instituciones, se abran los mercados a los productos de estos países en vías de desarrollo y se les dote del capital humano necesario, especialmente a través de la educación, con el fin de que rompan el círculo de la pobreza "y comiencen a caminar por la senda del desarrollo económico, social y cultural". "La Comunidad de Madrid quiere ayudar a que los países pobres tengan cada vez más oportunidades para dejar de serlo", incidió.

Aguirre explicó que su Gobierno quiere ayudar a estos países a través del plan aprobado hoy y cuyos ejes son la igualdad de género, el codesarrollo, que vincula las políticas de cooperación con las de inmigración, el fortalecimiento institucional, teniendo en cuenta que no hay desarrollo posible sin un Estado de Derecho, y la sostenibilidad medioambiental para que el desarrollo no ocurra en perjuicio del medioambiente.

CONCENTRACIÓN DE AYUDAS

También indicó que una de las principales novedades es la concentración de las ayudas, lo que permitirá lograr un mayor impacto en los países beneficiarios y consolidar proyectos en los que la Comunidad de Madrid se ha convertido en referente, como los programas educativos llevados a cabo en algunos países del sur. Así, se elaborarán tres planes regionales que marcarán las pautas de actuación en los países definidos.

Estos planes contemplan las zonas de Centroamérica y Caribe (Nicaragua, Honduras, El Salvador y República Dominicana); la región andina (Ecuador, Colombia, Perú y Bolivia) y el norte de África (Marruecos, Mauritania y Senegal). En total, la Agencia de Inmigración y Cooperación al Desarrollo destinará este año 30,2 millones de euros, un 50 por ciento más que en 2005. El Plan Anual de Cooperación 2006 se enmarca en el Plan General 2005/08 dotado con un presupuesto de 119 millones de euros, el triple que el destinado en 2001/04.

En el acto de presentación también estuvieron presentes la consejera de Inmigración, Lucía Figar, y el viceconsejero, Carlos Clemente, además de los secretarios generales de CC.OO. y UGT de Madrid, Javier López y José Ricardo Martínez, respectivamente, el secretario general de CEIM, Alejandro Cruceiro; el presidente de la Federación de ONGs dedicadas al desarrollo en la Comunidad de Madrid, Luis Lillo; y el rector de la Universidad Autónoma y presidente de la Confederación de Rectores de la Universidades de Madrid, Ángel Gabilondo, entre otros.

El secretario general de UGT recordó el "compromiso histórico" de los sindicatos con la cooperación y afirmó que le parece bien que la Comunidad de Madrid asuma su responsabilidad también en materia de cooperación. Así, recordó algunos datos del Informe sobre el desarrollo humano, que indica que más de 800 millones de personas tienen riesgo de desnutrición o que 100 millones de niños no van a la escuela, y agregó que con este plan "se aporta un grano de arena para mitigar esta situación".

Por su parte, el secretario general de CC.OO. insistió en la necesidad de garantizar que no haya crecimientos desiguales y que se de cumplimiento al objetivo 8 de los objetivos del milenio en virtud del cual se debe fomentar una asociación mundial para el desarrollo. Asimismo, elogió el papel que los ayuntamientos están desempeñando en el plano de la cooperación, al igual que las universidades, aunque recordó que "queda mucho por avanzar en materia de dotación presupuestaria".

"NO BASTA CON TENER BUENA VOLUNTAD"

Más adelante, Ángel Gabilondo afirmó que "es muy bueno tener un plan" en materia de cooperación al desarrollo pues, según subrayó, "no basta con tener buena voluntad" y formar un "ejército de bienintencionados", sino que "es necesario trabajar de forma articulada y armoniosa". Además, dijo que las universidades están "absolutamente dispuestas y comprometidas con este plan porque va a traer mejores condiciones de vida a otros, pero también a nosotros, porque nos va a hacer mejorar".

Gabilondo destacó la importancia de que esta iniciativa "vaya más allá de horizonte de nuestras vidas cotidianas" y actúe en países de otras latitudes y agregó: "No es un plan para nosotros, es un plan para los otros y creo que esto es un regalo para las universidades. Hacemos lo que podemos, pero tenemos que hacer mucho más, así que sean exigentes con nosotros". Finalmente, el rector dijo conocer las ventajas y limitaciones del plan y, por ello, concluyó: "No venimos con euforia, venimos con responsabilidad".

AYUDA A SAHARAUIS

Finalmente, Aguirre recordó el compromiso de la Comunidad de Madrid con el pueblo saharaui y explicó que, tras las fuertes lluvias que han caído recientemente el Gobierno regional ha enviado dos aviones, el último el pasado viernes, cargados con material y en los que también han viajado efectivos sanitarios.

"Con esta ayuda de urgencia la Comunidad de Madrid quiere dar testimonio de que los madrileños no olvidan a los saharauis, porque están muy cerca del corazón de todos los madrileños, y por ello no vamos a abandonarles en momentos de dificultad", concluyó.