30 de octubre de 2020
2 de octubre de 2020

La Asamblea vota por segunda vez la modificación de la Ley del Suelo aunque queda aprobada sin quórum

La Asamblea vota por segunda vez la modificación de la Ley del Suelo aunque queda aprobada sin quórum
Vista del pleno de la Asamblea de Madrid durante una sesión de control al Gobierno en Madrid (España), a 9 de julio de 2020. Entre otras cuestiones, el pleno debate una iniciativa de Vox para que Ayuso y sus consejeros bajen su sueldo hasta presentar pres - ÓSCAR CAÑAS - EUROPA PRESS - ARCHIVO

MADRID, 2 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Asamblea de Madrid ha vuelto a votar por segunda vez este jueves la modificación del Proyecto de Ley del Suelo ocho horas después de que se aprobara por la mañana con los votos de PP, Cs y Vox, que entre otras cuestiones, permitirá suprimir la mayoría de las licencias y liberalizar el sector urbanístico.

Este medio día a la hora de la votación, PSOE y Podemos solicitaron a Juan Trinidad, que leyese, por un lado, un artículo concreto del Reglamento de la Asamblea y, por otro, el 119.3 del Estatuto de Autonomía, donde se específica que el voto del diputado es "personal e indelegable".

Posteriormente, el portavoz adjunto de Podemos, Tito Morano, pidió a la Presidencia que se especificara si había quórum. Este extremo ha sido ratificado por la Secretaría General.

Al haber restricciones de aforo de la Cámara autonómica por las medidas tomadas por el coronavirus, solo se permite la entrada a 70 parlamentarios, con carácter proporcional a la representatividad. Así, la votación ha quedado 36 a favor y 19 en contra.

Tras esto, Morano ha vuelto a pedir la palabra y ha indicado que no se encontraba el quórum en su totalidad por lo que pedía que se anulase lo aprobado. El presidente de la Asamblea, Juan Trinidad, ha criticado la "artimaña" que ha intentado, a su parecer, el parlamentario y ha dado por zanjado el debate.

Tras la aprobación de la modificación, tanto Más Madrid, como Unidas Podemos y PSOE han trasladado a los periodistas en los pasillos de la Cámara regional que se reservan sus derechos "para actuar judicialmente contra esta decisión" y no descartan emprender acciones legales necesarias "por ser un atropello a la democracia".

Ya a la noche, Juan Trinidad ha indicado que como en ese momento se encontraban los diputados suficientes y había "quórum" mediante el artículo 127.2 concedía la petición inicial de Jacinto Morano (Unidas Podemos).

"Pido la votación de esa votación, dado que ha habido dudas en cuanto al quórum. Tengo dudas personalmente en el momento de la votación de la gente que ha entrado y salido", ha reconocido el presidente del Parlamento autonómico.

El diputado de Unidas Podemos Jacinto Morano ha insistido en que esta mañana no hubo quórum y que no había 70 diputados presentes, por lo que en ese momento es cuando considera que debería haberse anulado la normativa al no poderse votar porque no había el número de diputados necesarios. En ese caso, ha explicado, se debería haber suspendido la sesión por dos horas esta mañana y haber tratado de buscar el quórum.

A juicio del parlamentario, ahora la votación que proponía Trinidad "estaba fuera del orden del día" y ha roto "la unidad".

Trinidad le ha afeado que no se puede abandonar el hemiciclo cuando se va a votar, algo que han hecho algunos diputados "de forma torticera". "Como usted mismos ha generado esas dudas ahora vamos a hacer caso a su petición", ha trasladado el presidente, cuando en ese momento se han comenzado a cerrar las puertas del hemiciclo para proceder a la votación ante la queja de la bancada de los grupos de izquierdas.

Finalmente, Trinidad ha ordenado que abran las puertas los servicios de la Cámara y estos diputados han decidido salir del hemiciclo y volver a no votar la ley.

Así, un total de 36 parlamentarios han votado la normativa y el resto no. "Vuelve a no haber quórum porque se ha hecho un uso torticero del reglamento y hay fraude de ley, por lo que queda aprobada esta ley", ha zanjado el presidente de la Asamblea.

Para los socialistas, más allá de este caso concreto, "se ha sentado un precedente muy peligroso", ya que si al presidente no le gusta el resultado de una votación, "puede repetirla en el momento del día que le parezca más conveniente, sin haberse aprobado la alteración del orden del día y sin previo aviso a los diputados".

Contador

Para leer más


Lo más leído en Madrid