17 de octubre de 2019
  • Miércoles, 16 de Octubre
  • 1 de noviembre de 2009

    Los Bomberos de la Comunidad de Madrid realizaron 30 intervenciones con mercancías peligrosas el año pasado

    MADRID, 1 Nov. (EUROPA PRESS) -

    Los Bomberos de la Comunidad de Madrid realizaron el año pasado un total de 30 intervenciones con mercancías peligrosas, según informó hoy el Gobierno regional.

    Por ello, mandos y bomberos de la Comunidad de Madrid están realizando un curso avanzado de reciclaje sobre mercancías peligrosas, cuyo final consistirá en un simulacro en el que los profesionales intervienen ante un supuesto accidente de tráfico, donde se ven implicados un camión cisterna, dos coches en lo que se han registrado víctimas y unos depósitos con productos corrosivos.

    El curso, como todo el proceso formativo de los Bomberos de la Comunidad de Madrid, está impulsado por la Consejería de Presidencia, Justicia e Interior a través de la Dirección General de Protección Ciudadana. El Instituto Madrileño de Administración Pública es la institución que financia la actividad formativa con una inversión, en este caso, próxima a los 6.000 euros.

    En el ciclo participan un total de 300 profesionales, pertenecientes a los parques de la Comunidad de Madrid ubicados en Las Rozas, Getafe, Tres Cantos y Alcalá de Henares, que son los que cuentan con unidades NBQ (equipo nuclear, biológico y químico), además de todos los mandos del Cuerpo.

    Estas actividades formativas de reciclaje son obligatorias para los participantes. Los cursos se prolongarán hasta el 1 de diciembre y serán impartidos por 18 monitores del propio Cuerpo Bomberos de la Comunidad de Madrid. Las enseñanzas se imparten en el parque central de Las Rozas y tienen una duración de tres días, con acciones eminentemente prácticas.

    MISIÓN MUY ESPECÍFICA

    La Comunidad de Madrid dispone de cinco vehículos y tres remolques NBQ instalados en los parques mencionados y dispuestos para salir ante cualquier emergencia para las que están preparadas. Estas unidades tienen una misión muy específica y son piezas indispensables a la hora de hacer frente a los siniestros en los que hay derrames de productos químicos peligrosos, como pueden ser ácidos u otros productos utilizados en algunas industrias, el cloro de las piscinas en verano o el carburante vertido por vehículos implicados en accidentes de tráfico.

    En lo que va de año ya se han activado las unidades NBQ en 20 ocasiones. El pasado ejercicio se desplazaron a prestar sus servicios en 30 intervenciones. Entre las actuaciones realizadas este año, merecen una especial mención la realizada en Guadarrama, el 13 de mayo, donde se produjo una pérdida de 10.000 litros de sosa cáustica.

    También es importante el siniestro ocurrido el día 19 del mismo mes, cuando un camión transportaba bidones de GRG, un líquido corrosivo de alta peligrosidad, y los perdió al entrar en una rotonda en el kilómetro 33 de la M- 404, a la altura de Valdemoro.

    El 18 de junio del pasado año, en una depuradora de Tres Cantos, intervinieron tres unidades NBQ después de que se vertiera hipoclorito en un tanque que contenía cloruro férrico, lo que produjo una emanación de gas de alto riesgo e hizo necesario establecer una zona de seguridad de 500 metros. Los bomberos confinaron a los vecinos en sus casas para evitar su exposición a los gases. El accidente se controló sin que hubiera personas afectadas.

    Posteriormente, el 4 de septiembre de 2008, un tren que transportaba dióxido de azufre sufrió pérdidas por una válvula, y tuvo que pararse en la estación de Robledo de Chavela, donde intervinieron los Bomberos de la Comunidad de Madrid, que la controlaron y gestionaron el trasvase del producto a otros depósitos seguros. En el siniestro fueron evacuadas ocho personas y se instaló un perímetro de seguridad de 150 metros.

    Los cursos de reciclaje sirven para poner al día a los profesionales del Cuerpo de Bomberos en los tipos de intervenciones que se pueden llevar a cabo. Cada año, el Servicio de Formación lleva a cabo unos 40 cursos, en los que se abordan las distintas materias de su profesión, y que suponen una inversión de 1,5 millones de euros, aproximadamente, por parte de la Comunidad de Madrid, señaló el Gobierno regional.