21 de marzo de 2019
2 de agosto de 2010

Castro buzoneará 82.000 ejemplares de la Ordenanza Cívica para que los vecinos hagan sus aportaciones

"Nadie podrá poner un pero a lo que salga", asegura el alcalde

GETAFE, 2 Ago. (EUROPA PRESS) - -

El alcalde de Getafe, Pedro Castro, ha avanzado a Europa Press que el Ayuntamiento ha enviado a 672 entidades sociales (ciudadanas, vecinales, deportivas, culturales, educativas, sanitarias, asociaciones de vecinos, casas regionales, etc.) el borrador de la Ordenanza Cívica para que hagan sus aportaciones y, una vez que se valoren e incorporen, el Consistorio enviará el texto a las 82.000 familias que viven en la localidad de manera que así puedan hacer también sus aportaciones personales.

El borrador de esta polémica ordenanza contemplaba, entre otros asuntos, multas de hasta 750 euros por escupir en la calle y de hasta 1.500 euros a quienes soliciten en la calle servicios sexuales retribuidos.

Además, el alcalde del municipio getafense ha anticipado que en el futuro "se abrirán todas las redes sociales" para que también puedan participar los vecinos a través de ellas y dar su opinión sobre este texto que, en algunas de sus sanciones, ha resultado bastante polémico a lo largo de los últimos meses.

"Vamos a hacer el mayor esfuerzo de participación que se haya hecho en un municipio español. Hemos sido uno de los primeros ayuntamientos (de España) en desarrollar una ordenanza de estas características: es difícil, pero lo queremos hacer", ha manifestado el alcalde, para quien, una vez que las 672 asociaciones lo hayan estudiado y las 82.000 familias lo hayan recibido con posibilidad de hacer sus aportaciones, "nadie podrá poner un pero a lo que salga".

La Ordenanza pretende establecer normas de comportamiento cívico en la localidad y prohíbe cuestiones como utilizar las fuentes ornamentales para lavar fruta o bañar a los animales. Asimismo, marca las horas a las que se puede hacer ruido y las sanciones por sobrepasar los decibelios permitidos.

Esta regulación prohíbe también las relaciones sexuales retribuidas en la vía pública y establece cuál ha de ser la superficie mínima de metros cuadrados en las viviendas de la localidad.

Uno de los apartados más polémicos es el relativo a las sanciones por insultar al alcalde o al resto de miembros de la Corporación. Ante la polémica suscitada al respecto, el propio Pedro Castro presentó una alegación pidiendo que se retirase este punto del borrador de la Ordenanza.