21 de enero de 2021
25 de noviembre de 2020

La Comunidad estudia que se habiliten espacios en residencias para los usuarios que no puedan salir en Navidad

La Comunidad estudia que se habiliten espacios en residencias para los usuarios que no puedan salir en Navidad
Residencia de ancianos - AYUNTAMIENTO DE LOS PALACIOS Y VILLAFRANCA

Marea de Residencias y ADEMAF piden a Luengo nuevo protocolo de visitas, cambio de modelo, más personal y aumento de plazas públicas directas

MADRID, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Políticas Sociales, Familias, Igualdad y Natalidad de la Comunidad de Madrid, Javier Luengo, ha informado a asociaciones de usuarios y familiares de residentes que se flexibilizarán las restricciones antiCovid en estos centros en las fiestas navideñas, "prometiendo habilitar incluso espacios para cenas en las residencias" en caso de que no puedan salir durante el periodo festivo o sus parientes no les reciban en casa.

Así lo han indicado en sendas notas a las que ha tenido acceso Europa Press, la Marea de Residencias y la asociación ADEMAS, cuyos representantes se han reunido esta semana con el consejero, quien también les anunció que tenían previsto realizar cribados frecuentes (1 o 2 veces por semana, según situación Covid) dirigidos principalmente a los trabajadores, pero también a los residentes que salgan en estas fechas.

El colectivo que integran familiares de personas mayores, trabajadoras y voluntarios que agrupan la Marea de Residencias se reunió ayer martes con el nuevo consejero de Políticas Sociales, Familias y Natalidad, Javier Luengo, a quien mostraron "la preocupación por el estado actual de las residencias ante el deterioro que se ha acelerado por la epidemia de la Covid-19".

La Marea de Residencias demanda el reconocimiento de los cuidados, un nuevo protocolo efectivo de visitas que de la oportunidad a que residentes y familiares se puedan reunir con todas las condiciones de seguridad, "con medidas protectoras eficaces".

El consejero solicitó también ser informado de los incumplimientos que conozcamos se produzcan en las residencias de la Comunidad de Madrid.

Asimismo, la Marea de Residencias trasladó a Luengo que la entrega de una sola mascarilla quirúrgica por jornada "no protege a los trabajadores y expone a profesionales y residentes en los centros", en consonancia con las denuncias que ha hecho la organización de "precariedad" en lo que se refiere los servicios públicos.

La plataforma pidió un cambio de modelo, además del aumento de plazas residenciales públicas de gestión directa, la revisión de dotación de personal, en especial atención a las residencias expedientadas de la región, y con las que no está previsto rescindir los contratos que mantiene con las mismas el Gobierno de la Comunidad de Madrid. Tampoco se plantea modificar el modelo público-privado, según les trasladó el consejero.

La Marea de Residencias deseó "fuerza y un feliz desempeño" en la labor que realice el representante del Gobierno regional y por ambas parte se manifestó voluntad de diálogo.

ADEMAF: "QUEREMOS PROTOCOLOS CLAROS Y CONCISOS"

Un día antes, el lunes, representantes de la Asociación por los derechos de los mayores y sus familias (ADEMAF) acuden a otra reunión con el consejero, al que se expusieron nuevas medidas a adoptar en relación a las visitas y salidas de residentes.

Estas salidas pasarían, sin más restricciones que las que se impongan a todos los ciudadanos, siempre que el residente tenga IgG positivo. En caso contrario se limitarán a un paseo alrededor del centro, y como mínimo una vez a la semana.

Esta asociación planteó "protocolos claros y concisos sin posibilidad de libre interpretación" por parte de las residencias y que se den instrucciones para que dichos protocolos sean enviados a las familias "puntualmente y con total transparencia".

Al igual que en la otra reunión, también les trasladaron que la entrega de una sola mascarilla quirúrgica por jornada es suficiente, algo que la entidad considera que "no concuerda con el uso máximo recomendado a la población en general para estas mascarillas, por lo que se pone en riesgo a trabajadores y residentes". Y es que, según apuntan, el principal vehículo de transmisión del virus son los propios trabajadores, dada la naturaleza de su trabajo, e indican que tan solo 2 brotes de 52 fueron introducidos por las visitas.

ADEMAF recomienda una exhaustiva protección a los trabajadores "estrenando las medidas de seguridad para protegerlos, incluso facilitándoles en lo posible la asistencia al trabajo en transporte privado mientras dure la pandemia".

La asociación insistió en la necesidad de un cambio de modelo con gestión pública, en la conveniencia de dejar suficientes plazas libres para poder sectorizar por plantas y alas, con unidades básicas de convivencia. La Consejería se mostró de acuerdo en este último punto.

En relación a las cuatro residencias públicas de gestión indirecta expedientadas, les informaron, como a la Marea, que no está previsto rescindir los contratos, según resolución del equipo jurídico de la Comunidad de Madrid. Y mantendrán el modelo existente de colaboración público-privada, que a su juicio ha demostrado ser "un absoluto fracaso y causa de sufrimiento".

Al término de la reunión, la Asociación por los Derechos de los Mayores y sus familiares agradeció a los presentes la invitación, y ambas partes mostraron su disposición a mantener un diálogo "lo más fluido posible, con intercambio de información por ambas partes".