15 de octubre de 2019
17 de junio de 2014

Un concejal de Coslada denuncia amenazas de muerte

MADRID, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El concejal de Seguridad y Educación del Ayuntamiento de Coslada, Fernando Atienza, responsable entre otras cosas, de apartar al jefe de la Policía del caso 'Bloque', Ginés Jiménez, ha presentado una denuncia ante la Policía Nacional por las "graves" amenazas de muerte y "numerosos insultos" que ha recibido, tanto a través de redes Sociales, como mediante carteles pegados por la calles de la localidad.

   A raíz de estas amenazas, tales como "un puto tiro en la nuca", el edil cuenta con escolta policial y ha visto limitados sus movimientos por consejo de la autoridad. Entre las cosas denunciadas destaca un cartel "anónimo" pegado por las calles de la ciudad donde se puede leer 'Atienza... Primer aviso'.

   En twitter le han escrito comentarios como "al de Coslada un puto tiro en la nuca", "que hijo de la gran puta, valiente cobarde de mierda", "tienes suerte de que no nos crucemos", "cobarde cabronazo" o "que le jodan al puto concejal".

   El edil denuncia que, a lo largo de la presente legislatura, ha sufrido diversos intentos de intimidación, entre los que destacan, insultos durante el desarrollo de sesiones plenarias del Ayuntamiento y otros actos públicos, actos de vandalismo en su vehículo particular o la vivienda de sus padres, carteles anónimos con su fotografía en la puerta de colegios y en los últimos días una campaña de acoso en redes sociales con "gravísimos insultos y amenazas".

   Todos estos actos fueron denunciados en su momento y constan del correspondiente atestado policial, han informado desde el PP de Coslada, donde han precisado que desde el 2012, Fernando Atienza ha sido acusado de "mobbing" por Ginés Jiménez, antiguo Jefe de la Policía Local de Coslada y conocido por su detención en el transcurso de la investigación por el caso "Bloque".

   Estas denuncias se materializaron en una querella del Policía al edil que fue archivada en junio de 2013. Según Atienza, desde que tomó una serie de medidas "para normalizar la situación en el cuerpo de Policía Local de Coslada", le han pinchado las ruedas del coche, quemado los contenedores de basura de la casa de su familia, le han insultado, intentado intimidar y en alguna ocasión, como durante el pregón, no ha sido agredido gracias a la presencia policial.

   "La denuncia es un intento de burla a la Justicia y se enmarca dentro de estas acciones de acoso y coacción que estoy sufriendo", ha apuntado el edil, quien ha dicho que las amenazas son algo "mucho más grave", pero que no lograrán intimidarle "ni que renuncie a que los cosladeños disfruten de una Policía limpia y honrada".