22 de enero de 2020
5 de diciembre de 2019

Cs se une a la izquierda para pedir que la Comunidad denuncie las coacciones a mujeres frente a clínicas abortivas

Cs se une a la izquierda para pedir que la Comunidad denuncie las coacciones a mujeres frente a clínicas abortivas
Vista del hemiciclo de la Asamblea de Madrid durante una sesión plenaria en Madrid (España), a 3 de octubre de 2019. - RICARDO RUBIO - EUROPA PRESS - ARCHIVO

MADRID, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Asamblea de Madrid ha aprobado una propuesta de Unidas Podemos IU Madrid en Pie, enmendada por Ciudadanos, mediante la que solicita a la Comunidad de Madrid que formalice denuncia en los casos de coacciones que se produzcan a mujeres frente a las clínicas respecto a la interrupción voluntaria del embarazo.

En concreto, se trata de una Proposición No de Ley (PNL) que ha salido adelante con los votos a favor de los grupos de izquierda (PSOE, Unidas Podemos, Más Madrid) y Ciudadanos y el voto en contra de PP y Vox.

Con ella, solicitan que la Comunidad "se persone en los procedimientos judiciales seguidos por coacciones a los derechos fundamentales vinculados a la interrupción voluntaria del embarazo y se actúe contra el reparto de información falsa sobre los efectos de la interrupción voluntaria del embarazo sobre la salud".

También, quieren que se asegure el cumplimiento de la Ley de salud Sexual y Reproductiva, garantizando así que la Interrupción Voluntaria del Embarazo pueda realizarse en la sanidad pública.

La enmienda de la formación 'naranja' añade a esta iniciativa que se inste al Gobierno de España a que refuerce la consideración de "delito perseguible de oficio de aquellas conductas que impidan el ejercicio libre de las mujeres de la interrupción voluntaria del embarazo".

"EL ABORTO NO ES UN FRACASO, ES UN DERECHO", REIVINDICA UNIDAS PODEMOS

La diputada de Unidas Podemos Beatriz Gimeno ha defendido que el aborto no es "un fracaso, sino un derecho", por eso han presentado esta PNL para que se pueda garantizar "sin obstáculos" que las mujeres tomen las decisiones que tengan que tomar "libres de presiones", algo que, a su juicio, "no está garantizado en la Comunidad".

Por su parte, la parlamentaria de Ciudadanos Ana García ha defendido el derecho de las mujeres a ser "libres e iguales" sin que nadie les diga cómo ser o hasta dónde puede llegar". "Somos autónomas para tomar nuestras propias decisiones y clínicas de toda España han alertado de situaciones de acoso y coacciones cuando la decisión de abortar ya es muy dura y una mujer no tiene por qué aguantar esos insultos y que se entrometan en su intimidad", ha sostenido.

La diputada Más Madrid Alicia Gómez ha señalado que hay afirmaciones de las vertidas que son "un verdadero atentado contra la inteligencia, la ética y el respeto a las personas distintas" y ha reivindicado que "la interrupción libre del embarazo es un derecho de la mujer". Así, ha subrayado que "la derecha demagoga no puede coaccionar", tampoco sancionar el ejercicio de ese derecho ni imponer "su propia moral".

Por el PSOE la parlamentaria Lorena Morales ha incidido en que las mujeres que interrumpen el embarazo lo hacen "amparadas en la ley", aunque "les pese" a algunas formaciones, porque el aborto "es un derecho que debe ser protegido". Es, para ella, responsabilidad del Gobierno regional que no se "acose" a las mujeres que quieren hacerlo. "A las mujeres nos va la vida en ello", ha concluido.

"QUIEREN GENERAR ALARMA SOCIAL", DICE PP

En contra se ha posicionado la diputada 'popular' Almudena Negro que piensa que los grupos que defienden esta iniciativa están "defendiendo los intereses económicos de clínicas privadas". "Tratan de crear una sensación de alarma social para prohibir el derecho a manifestación y a reunión donde a ustedes no les gusta. Esta propuesta es una expresión del socialismo y del comunismo", ha criticado.

Por su parte, la parlamentaria de Vox Gádor Joya, médico que participaba en hacer ecografías a estas mujeres ante las clínicas abortivas, se ha mostrado sorprendida de que la izquierda vea como admirable "entrar en una Iglesia y arrancar símbolos" y no "que haya personas ofreciendo ayudas a las mujeres" que se encuentran en "riesgo de abortar".

Ha acusado a los que apoyan esta iniciativa de tener miedo a que las mujeres decidan sobre sí mismas y de "mofarse" de los avances tecnológicos y técnicos. "Tienen miedo a que se caiga su castillo ideológico del aborto que según ustedes no existe el derecho a nacer y pretenden criminalizar a aquellos que muestran la verdad", ha lanzado.