22 de octubre de 2019
24 de septiembre de 2014

El edificio 'okupado' por Patio Maravillas se vendió por la mitad de precio

MADRID, 24 Sep. (EUROPA PRESS)

 El portavoz de IU en el Ayuntamiento de Madrid, Ángel Pérez, ha tildado este miércoles de "política de baratillo" basada en la "despatrimonialización" la venta que ha hecho el Consistorio a una empresa "sin actividad" del número 20 de la calle Corredera Baja de San Pablo, que fue 'okupado' tiempo atrás por el Patio Maravillas, ya que lo enajenó por dos millones de euros cuando el precio en primera subasta, allá por 2010, era de cinco.

   Las "ansias recaudatorias" explicarían esta venta, en palabras de Pérez, con una transmisión de licencia a favor de Prime Cities Spain, una empresa cuyo nombre "podría traducirse como 'somos listos'" por el negocio que han hecho.

   Pérez ha llevado además a la comisión de Urbanismo y Vivienda las dudas de su grupo municipal sobre la identidad de la sociedad que ha adquirido el bloque, Prime Cities, con sede en Alcobendas y detrás de la cual aparecía el nombre de Barack Moser como constituyente, según el Registro Mercantil. La empresa fue creada con un capital de 3.000 euros en abril de este año y se dio de baja sólo tres meses después, en julio, para pasar a una sociedad con sede en Ámsterdam, Prime Cities Besloten Vennootschap, "de la que tampoco se conocen datos".

   El inmueble, con nivel 1 de protección, con salida por el número 39 de la calle Barco y del que se dice que fue levantado por los Caballeros de la Orden de Malta, fue comprado por el Ayuntamiento hace 23 años para construir viviendas, como ha detallado el consejero delegado de la EMVS, Fermín Oslé, en la comisión del ramo.

   En este punto, Oslé ha explicado que la empresa que ha comprado el edificio tiene la obligación de realizar obras en el inmueble y que fueron tres las ofertas que se presentaron, optando el área por la que era "más alta" dada la situación del mercado. Así, ha concretado que las otras dos presentaban ofertas de 1,8 millones y 1,4 millones y sin la condición de rehabilitar el edificio.

   El consejero delegado ha añadido que desconoce las cuestiones societarias de Prime Cities y que sólo puede informar de que quien compró el inmueble cuenta con pasaporte de la UE y que todo el proceso de venta fue supervisado por un notario.

 

Para leer más