23 de octubre de 2019
14 de enero de 2009

Empresarios del ocio se reúnen hoy con Gallardón para que frene las medidas de presión contra el sector

MADRID, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los empresarios del ocio madrileño se reunirán hoy con el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, para emplazarle a frenar las medidas de presión lanzadas contra el sector en los últimos meses a consecuencia de la muerte de Álvaro Ussía en la discoteca ya cerrada El Balcón de Rosales, lo que desencadenó una oleada de precintos de locales por orden municipal.

"Queremos hablar con Gallarón para trasladarle nuestra intención de seguir apostando por un ocio de calidad, lo que hemos hecho hasta hora", recalcó a Europa Press el gerente de la Asociación de Empresarios de Espectáculos, Salas de Fiestas, Discotecas y Ocio de la Comunidad de Madrid (Asfydis), Juan Antonio Fernández, quien insistió en que la muerte de Ussía se trató de "un hecho aislado" en lo relativo a "los problemas de seguridad de El Balcón".

Al margen de las asociaciones, los empresarios de la noche planeaban convocar una 'Noche en Negro' en la capital con el cierre durante unas horas de los bares de copas para denunciar el acoso que sufren. Sin embargo, el colectivo ha decidido desechar esta idea, con las esperanzas puestas en la reunión con Gallardón. "Muchos propietarios de locales pensaban organizar una noche con cierres de bares, pero al final se han tranquilizado", apuntó el gerente de Asfydis.

Hace unas semanas, la Asociación Nacional de Empresarios por la Calidad del Ocio (ECO) rechazó respaldar esta iniciativa a favor de que haya "una respuesta empresarial" para reivindicar las cualidades de "Madrid como capital europea del ocio nocturno". Con esta pretensión, el sector del ocio, hostelero y turístico acordó estudiar en común una serie de planteamientos empresariales para mejorar la calidad del ocio madrileño ante el escenario "convulso" en el que está inmerso debido a los acontecimientos de El Balcón.

Tras la muerte de Ussía, Gallardón ordenó la clausura de emblemáticas salas de la capital, como La Riviera, Macumba, But y Ananda. Otra de las discotecas afectadas fue el Moma, que se ha visto obligado a dejar a más de 60 familias en la calle. Las pérdidas de este bar de copas se cifran ya en más de 500.000 euros. De hecho, estas Navidades tenían contratadas fiestas con Repsol, Telefónica e Iberdrola. Otros de los locales cerrados son Randall, Top Hat, Colonial Norte y Drimagos. En total, cerca de 3.000 personas se encuentran en la calle por los cierres, según las estimaciones de los empresarios.

FRENTE JUDICIAL NOCTURNO

Tras recurrir a los tribunales, la discoteca Macumba pudo abrir estas Navidades sus puertas, mientras que las de But y Ananda permanecieron cerradas. En el caso de Macumba, el juez dejó claro que "se han subsanado los defectos advertidos en la inspección" en la que se basó el decreto municipal de precinto del pasado 21 de noviembre.

Tras escuchar a las partes, But y Ananda fueron cerrados de nuevo poco después de que se levantara el precinto. El magistrado consideró que prevalecía el interés público sobre el interés de los dueños del negocio.

En el caso del Moma, sus socios no recurrirán la orden de cierre hasta que cuenten con las tres licencias de actividad que necesitan para que el local funcione como cafetería, restaurante y bares de copas. Cuentan con informes favorables de Medio Ambiente, Protección Civil y Sanidad. Una vez que obtengan el visto bueno del informe técnico, obtendrán las licencias que requieren para poder abrir.