25 de mayo de 2020
11 de diciembre de 2008

El Escorial.- La Audiencia rechaza incapacitar a un adepto de la vidente Amparo Cuervas al "gobernarse por sí mismo"

Su hermano recurrirá en amparo al Constitucional al no tener en cuenta la Audiencia las pruebas presentadas por la acusación

MADRID, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Sección Veinticuatro de la Audiencia Provincial de Madrid ha rechazado incapacitar para administrar sus bienes a un adepto de la vidente del El Escorial Amparo Cuevas al desestimar el recurso de apelación presentado por su hermano contra la sentencia dictada por el Juzgado número 1 de Instancia de San Lorenzo de El Escorial que determinó que José Luis Bueno era capaz de discernir por sí mismo.

Ahora, la Justicia vuelve a dar la razón al seguidor de Cuevas al asegurar que tiene plena capacidad de "tomar decisiones y de gobernarse por sí mismo". Además, la Audiencia recalca que "la opción religiosa o de culto que ha optado el demandado" lo ha hecho de manera "libre, voluntaria, consciente y constitucional". Conforme a la prueba pericial, la Sala explica que no se ha demostrado que José Luis padezca "una enfermedad o padecimiento de índole psiquiátrico".

Su hermano y presidente de la Asociación de Víctimas de las Supuestas Apariciones de El Escorial, Juan Carlos Bueno, adelantó a Europa Press que recurrirá en amparo al Tribunal Constitucional al no tener en cuenta la Audiencia las pruebas presentadas por la acusación.

El calvario de este hombre se inició en octubre de 2005 cuando José Luis comunicó a sus hermanos que iba a vivir en la Asociación Pública de Fieles Virgen de los Dolores de El Escorial, una de las fundaciones que depende de Cuevas, quien asegura que se le aparece la Virgen en un prado de El Escorial.

Juan Carlos, que instó la incapacitación de su hermano en 2006, hizo hincapié en que éste se vio implicado hace unos años en un proceso judicial debido a un allanamiento de morada en el que alegó al juez que se encontraba en tratamiento psiquiátrico. "El juez ni siquiera ha admitido esta prueba", se quejó Juan Carlos, quien preside la asociación denunciante.

El abogado de la asociación, Carlos García, criticó que la argumentación de la Audiencia madrileña sea "tremendamente escueta", dejando al margen las pruebas aportadas en el procedimiento. García explicó que reclaman la incapacitación de José Luis debido a que padece "problemas psiquiátricos".

CASO ARCHIVADO

El pasado noviembre, una juez de San Lorenzo de El Escorial acordó archivar la querella por presunta estafa y coacciones presentada contra Cuevas y diez colaboradores de las fundaciones creadas en torno a las presuntas apariciones de la Virgen en la localidad madrileña de El Escorial.

En el auto, se esgrimía que de las actuaciones practicadas "no se puede concluir que se esté ante la comisión de alguno de los delitos denunciados, sino más bien ante una mal llevada asunción de las creencias de un grupo de personas, que amparados en lo establecido en el artículo 16 de la Constitución Española, han optado libremente por ese modo de vida".

El nombre de Cuevas salió a la luz en 1980, cuando aseguró que había sido testigo de unas supuestas apariciones marianas que se producían en un solar del municipio madrileño de San Lorenzo del Escorial, y que no cesarían hasta 2002.

Dicha finca, conocida como Prado Nuevo se convirtió en el escenario de peregrinaciones, sobretodo los primeros sábados de cada mes. Concretamente, esta vidente, casada y con siete hijos afirmó ver a la Virgen Dolorosa sobre la corona de un fresno, conocida popularmente como la Virgen de El Escorial.

En una de estas apariciones, Amparo aseguró que la virgen le pidió que se construyese en la finca una basílica en su honor, por lo que la vidente creó una comunidad dedicada por completo a este propósito. Viven aislados y en régimen de comunidad religiosa. Los hombres trabajan en la construcción del templo, mientras las mujeres y los niños permanecen en casa.

La principal denuncia de los familiares reunidos en la asociación, es que esta mujer ha arruinado a todos los que han sido admitidos en su comunidad, muchos han llegado a vender todos sus bienes para donar el dinero a la construcción de la iglesia. Además, denuncian que los niños que viven en esta comunidad no están escolarizados.