26 de enero de 2021
29 de noviembre de 2020

Un grupo de la Policía Municipal de Madrid utiliza la realidad virtual como herramienta en sus investigaciones

Un grupo de la Policía Municipal de Madrid utiliza la realidad virtual como herramienta en sus investigaciones
Un grupo de la Policía Municipal de Madrid utiliza la realidad virtual como herramienta en sus investigaciones - REVISTA DE LA POLICÍA MUNICIPAL DE MADRID

MADRID, 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

El grupo de inspección ocular de la Unidad de Intervención y Coordinación Judicial (UICJ) de la Policía Municipal de Madrid está utilizando la realidad virtual como herramienta en sus investigaciones, según revela el último número de la Revista del Cuerpo Local.

Esta técnica de reconstrucción virtual fue fundamental para apreciar la legítima defensa cuando un agente policial repelió mediante el uso de su arma de fuego una agresión con arma blanca ocurrida el 6 de mayo del 2010 en la Puerta del Sol, cuando un policía municipal se vio obligado a utilizar su arma de fuego para defender su vida.

En palabras de los agentes Julián Perea y Eduardo Fernández, pertenecientes al Grupo de Inspección Ocular de la Sección de Policía Científica de la UICJ, el trabajo realizado por el grupo fue arduo por diferentes circunstancias que concurrieron en el mismo.

La Audiencia Provincial de Madrid requirió a la Policía Municipal la elaboración de una infografía reconstructiva de la situación y dinámica de dónde y cómo ocurrieron los hechos. La Sección de Policía Científica, y más concretamente el Grupo de Inspección Ocular, viene realizando este tipo de diligencias desde el año 2004.

La mayor parte, relacionadas con la investigación de delitos contra los derechos de los trabajadores, pero también inspecciones oculares ordenadas por los juzgados de instrucción en relación con investigaciones de incendios, delitos de violencia contra la mujer, abuso de menores, etcétera.

Para poder dar cumplimiento a lo solicitado fue necesario el desplazamiento a la sede de la Sección 30 de la Audiencia Provincial. Allí constaba un amplio sumario sobre cómo sucedieron los hechos, así como la situación de intervinientes y testigos, informes de inspección ocular, balística, médica y diferentes testificales. En total, 169 páginas y la copia de la grabación realizada por una cámara de seguridad situada en las inmediaciones.

Los agentes han destacado la relevancia para la investigación del vídeo de la cámara de seguridad. "Si bien es cierto que no recogía directamente lo ocurrido, su análisis permitió verificar el lugar exacto dónde se produjeron los hechos, cuándo y el lapso de tiempo transcurrido hasta su resolución", señalan.

El siguiente paso fue realizar una nueva inspección ocular por el Grupo en la calle Arenal y Puerta del Sol. En ese punto, realizaron mediciones entre los diferentes elementos de la vía pública para determinar las dimensiones del espacio y se situó el lugar concreto donde se encontraba el vehículo policial, junto al cual se sucedieron los hechos.

Una vez levantado el escenario, situaron a todos los partícipes y testigos. Para ello, sus declaraciones fueron "fundamentales" para reflejar su ubicación exacta, a puntan.

Al suceder los hechos en un lugar tan concurrido, era presumible que algún viandante grabase algún vídeo o realizase fotografías de lo sucedido. Por tal motivo, mediante del empleo de técnicas de inteligencia de fuentes abiertas, conocidas como OSINT, los agentes hallaron unas imágenes, "donde se observa perfectamente al viandante que resultó herido por un proyectil perdido".

Estas permitieron a los policías situarlo con exactitud en el momento de producirse los disparos. Con respecto a la dinámica de los hechos, contaron con el informe de inspección ocular de Policía Nacional, que señalaban la existencia de tres casquillos, uno cerca del lugar, donde termina el agresor en el suelo y otros dos juntos, más distanciados.

De esta forma, la posición de los casquillos parecía significar la existencia un primer disparo para tratar de parar la agresión, y tras un lapso de tiempo, otros dos disparos consecutivos hasta conseguir, definitivamente detener la acción del agresor.

Las imágenes del vídeo de la cámara de seguridad permitieron a los agentes comprobar la cadencia de disparos, "ya que cada detonación del arma iba acompañada de gestos de sobresalto de los viandantes". Además, se observa como aparece en la escena la pierna del agente que da cobertura al policía atacado, y se apreciaron los cinco segundos que transcurren hasta que termina el agresor en el suelo tras recibir los disparos.

Se observa igualmente, cómo este agente realiza un movimiento con su arma apuntando y siguiendo el recorrido del agresor hacia el policía agredido También se tuvo en cuenta que los tres disparos realizados por el policía impactaron en el cuerpo del agresor.

LA ESCENA, EN TRES DIMENSIONES

Mediante el empleo de la herramienta informática Sketchup Make de diseño gráfico, los investigadores precedieron a levantar la escena en tres dimensiones. Este programa permite la recreación de los hechos y demostrar científicamente cómo se han producido.

El tramo de la calle Arenal se fue plasmando en la infografía fachada por fachada, con las cotas obtenidas 'in situ' por el Grupo de Inspección Ocular. Igualmente, los agentes de la UICJ editaron un vídeo con la representación de los hechos, utilizando las diferentes escenas creadas en la infografía.

Este video fue visualizado el día del juicio por las partes del procedimiento y permitió hacerse una idea de la situación en la que se encontraba el policía agredido ante su agresor, la situación del vehículo policial y de uno de los alcorques que imposibilitaban que el agente pudiera recibir ayuda de su compañero policial.

Todo lo reflejado en el infografía y el informe que le acompañaba tuvo su fiel reflejo en el fundamento cuarto de la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid, de fecha 03/02/2012, donde se dedujo la concurrencia de la legítima defensa como consecuencia una agresión ilegítima, mediante la utilización de un arma blanca, "no quedando otra alternativa defensiva al agente agredido que la de disparar para salvaguardar su integridad física ante este peligro real e inminente".

Igualmente, la propia sentencia reconoce que "las fotografías del momento en que suceden los hechos y la reconstrucción infográfica dan una visión más exacta de la posición de los implicados" y por tanto en un mejor enjuiciamiento de los hechos.

REQUERIMIENTOS JUDICIALES SOLICITADOS

Los requerimientos judiciales solicitados a este Grupo de Inspección Ocular es el análisis de dispositivos móviles, discos duros y pendrives en busca de evidencias digitales por delitos de violencia doméstica y de género; lesiones y maltrato familiar; agresiones sexuales; y la elaboración de estudios fisonómicos identificativos de personas que aparecen en diferentes imágenes (grabaciones de cámaras de seguridad, video, fotografías...)

También para investigaciones relacionadas con redes sociales, tendentes a determinar la identidad de la autoría de publicaciones; identificación de titulares de líneas de teléfonos; y acompañamiento a comisiones judiciales, cuando se requiera a Policía Municipal la realización de inspecciones oculares.

Y además para el esclarecimiento de delitos de estafa en gasolineras, analizando las cámaras de seguridad de estos establecimientos; así como cotejos dactiloscópicos en sede judicial cuando el investigado comparece sin documentación o niega haber estado detenido por los hechos investigados.

Para leer más