20 de octubre de 2020
18 de diciembre de 2009

Grupo de taxistas circulan por Madrid causando problemas en puntos neurálgicos mientras la Policía intentando pararles

MADRID, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

Grupos de taxistas circulan en estos momentos por la ciudad causando problemas en algunos de los puntos neurálgicos, colapsando las plazas e intersecciones más importantes de la capital, mientras agentes de Movilidad y agentes de Policía Nacional y Municipal intentan desviar a los grupos de vehículos para que no interrumpan la circulación.

Según confirmaron fuentes municipales a Europa Press, el dispositivo organizado entre el Ayuntamiento y la Delegación del Gobierno mantiene a todos los agentes disponibles en todas las plazas y glorietas del eje de la Castellana-Recoletos-Prado, así como en lugares 'sensibles' como las estaciones de tren o el aeropuerto. En estos momentos, uno de los lugares más conflictivos es la zona de Santa Engracia y José Abascal.

Sin embargo, no pueden hacer mucho contra los taxistas que simplemente se dedican a circular, pese a que la concentración de vehículos dificulta el tráfico del resto de conductores. Así, cuando los agentes ven aproximarse a un grupo de taxistas los apartan a calles laterales o los inmovilizan en algún carril de la vía por la que estén circulando.

Además, las mismas fuentes recordaron que el sector "no tiene autorización hoy para manifestarse", por lo que la situación está adquiriendo tintes de "problema de desorden público". Por ello, el Consistorio abre expediente desde ayer a todos los conductores que dificulten la circulación de alguna manera, y elaborará un informe para la Delegación del Gobierno.

De hecho, a los taxistas que hoy sí intentan prestar servicio con normalidad sus compañeros manifestantes les increpan, insultan y pitan, e incluso ha habido algunos intentos de agresión desde la noche de ayer, según testigos consultados por Europa Press.

Anoche, además, bloquearon Atocha y Barajas, y también dificultaron la salida de los autobuses nocturnos de las paradas de la plaza de Cibeles. Esta situación está causando un gran malestar entre la población, que tiene grandes dificultades en algunos lugares para poder coger un taxi, e incluso responsables políticos como el alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón, están molestos con esta actuación, incluso respaldando sus reivindicaciones como ayer él mismo declaró.