23 de octubre de 2019
  • Martes, 22 de Octubre
  • 2 de julio de 2014

    Lissavetzky pide al Ayuntamiento que deje de poner "obstáculos" al Orgullo Gay y le dé una "protección especial"

    Lissavetzky pide al Ayuntamiento que deje de poner "obstáculos" al Orgullo Gay y le dé una "protección especial"
    PSOE

    MADRID, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

    El portavoz municipal del PSOE, Jaime Lissavetzky, ha reclamado este miércoles al Ayuntamiento de Madrid que deje que poner "obstáculos" a la celebración del Orgullo LGTB en Madrid y otorgue una "protección especial" a esta festividad, al igual que hace con las fiestas de San Isidro o de La Paloma.

    Lissavetzky ha criticado que "todos los años" existan dificultades a la hora de conceder las autorizaciones para las actividades del Orgullo y ha afeado al Ayuntamiento se "cruce de brazos" respecto a la organización del evento cuando debe ser "mediador" entre vecinos y los promotores que permitan expresar esta festividad "con libertad y en las mejores condiciones posibles".

    En este sentido, Lissavetzky sostiene que el Ayuntamiento da un "trato diferenciado" a esta festividad con respecto a otras como San Isidro o La Paloma. "¿Por qué en otras fiestas no se hace el control de contaminación acústica y se frena con el límite de decibelios?", se ha preguntado el portavoz socialista para quien la convivencia entre vecinos y organizadores del evento es posible a través de ese papel mediador que debería tener el Consistorio.

    Así lo ha detallado durante una visita a la Plaza de Chueca acompañado por los concejales Gabriel Calles, Ana García D'Atri y Marisa Ybarra, aparte de la diputada socialista en la Asamblea de Madrid, Carla Antonelli.

    El portavoz socialista ha asegurado también que la actitud del Ayuntamiento es "confusa" puesto que en el exterior reivindica el Orgullo pero "aquí" pone "obstáculos" dejando "pasar el tiempo" a la hora de autorizar las actividades.

    Como caso concreto, se ha referido a la ubicación del pregón que será de nuevo en la Plaza de Chueca "pero no sin dificultades". "De esta manera (con el papel mediador) se acabarían las dificultades", ha aseverado.

    "Echo de menos más allá de la ideología, que algo tendrá que ver, un Ayuntamiento que medie y regule con acuerdo de todos los agentes implicados", ha apostillado luego para indicar que en materia de contaminación acústica, el Consistorio actúa "con la ley del embudo, ancho para unos y estrecho para otros".

    Así, el edil del PSOE ha aseverado que los problemas de contaminación acústica afectan a más de 800.000 madrileños y que esta situación está relacionada con el tráfico rodado de la ciudad y la falta de medidas efectivas por parte del equipo de Gobierno municipal. En este sentido, ha dicho que una cosa es apoyar una limitación de decibelios y otra no atender un acontecimiento especial como es una festividad.

    REIVINDICAR EL ORGULLO

    Lissavetzky también ha querido "reivindicar" el "orgullo" del PSOE por tener "este Orgullo" LGTB que es un referente a nivel internacional. En este sentido, ha asegurado que el Orgullo Gay es un movimiento que se "va ampliando con el tiempo" y que se debería trabajar en fomentar un "Orgullo sostenible" que sólo pretende "defender la libertar, la igualdad y la solidaridad entre todos".

    En este sentido, ha asegurado que este año se ha logrado una declaración conjunta de todos los grupos municipales aunque ha aseverado que algunos partidos han estado a favor desde el principio de este movimiento y otros "han tardado más en aceptarlo".

    Por otra parte, Lissavetzky ha criticado que Chueca padece "graves problemas de suciedad", que ha tildado de "enorme", y que ello genera situaciones para el comercio "que no son buenas". En consecuencia, ha reclamado a la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, que intervenga ante esta situación.

    ANTONELLI: EL AYUNTAMIENTO TRATA DE ROBAR EL ALMA AL ORGULLO

    Mientras, Carla Antonelli ha aseverado que el argumento de los problemas de emisión de ruido que genera el Orgullo revela a su juicio "homofobia, transfobia y disfobia". Ha acusado también al Ayuntamiento de tratar de "robar el alma" a la fiesta e impedir que el pregón se realizara en la Plaza de Chueca, algo que finalmente se ha impedido a su juicio por la presión social.

    En su opinión, la llegada de Botella a la Alcaldía de Madrid es negativa para la festividad del Orgullo LGTB como releva que se haya quitado los escenarios de Chueca o el impedir que la manifestación reivindicativa incluida en la festividad se realice de Alcalá a Plaza de España pasando por Gran Vía.

    Para leer más