9 de abril de 2020
28 de junio de 2008

Majadahonda, Rivas y tres zonas de Madrid superan esta tarde el nivel de aviso informativo de contaminación por ozono

MADRID, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

Las estaciones de medición madrileñas de la Casa de Campo, Escuelas Aguirre y Vallecas y las situadas en Majadahonda y Rivas Vaciamadrid superaron en la tarde de hoy el umbral de información al ciudadano de contaminación por ozono troposférico (180 microgramos por metro cúbico de media en una hora) a partir del cual es necesario avisar a la población, informaron hoy a Europa Press un portavoz de la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad y otro de la Concejalía del mismo ramo en el Ayuntamiento de la capital.

De acuerdo con los datos facilitados, a las 19.00 horas la estación de Casa de Campo registraba un nivel de 194 microgramos por metro cúbico, la de Escuelas Aguirre 182, mientras que la de Marqués de Vadillo alcanzaba los 189 microgramos por metro cúbico en el mismo momento. A su vez, Majadahonda anotó a esa misma hora 185 microgramos por metro cúbico y Rivas Vaciamadrid 191.

Esta es la segunda jornada del verano en la que se superan los niveles de información por ozono troposférico. Así, este miércoles también ocurrió en las estaciones de medición de Casa de Campo y de Marqués de Vadillo, así como las situadas en las localidades madrileñas de Majadahonda y Collado Villalba.

Según la legislación vigente, a partir de 180 microgramos de ozono por metro cúbico es obligatorio informar a los ciudadanos, a través de los Ayuntamientos y de los medios de comunicación, de esta incidencia para que se tomen medidas de precaución, en especial las personas más sensibles como niños de corta edad, ancianos y aquéllos que sufren afecciones respiratorias. El nivel de alerta se activa cuando se superan los 240 microgramos por metro cúbico, según directrices europeas.

Así, el Ayuntamiento de Madrid ha emitido los pertinentes avisos a través de su página web, así como en las pantallas de información ambiental situadas en la plaza de Colón y en Callao. Además, el Ejecutivo local recomienda a los madrileños no practicar deporte al aire libre, especialmente cerca de las zonas donde están las estaciones críticas.

El ozono es un gas contaminante que se genera en días de mucho calor y con ausencia de viento, que no se emite directamente por ninguna fuente energética sino que se genera por reacciones fotoquímicas en las capas bajas de la atmósfera por acción de la radiación solar sobre otros gases que emiten el tráfico o la industria, sobre todo el primero. Es decir, que la acción de la luz y del calor hacen que el oxígeno se oxide, produciendo más ozono del habitual.

Una gran parte de los compuestos precursores de este contaminante es emitido por el tráfico rodado de los vehículos que cada día circulan por la región, aunque las zonas en las que suele registrarse un aumento de los índices de ozono no son aquellas en las que se concentra el tráfico --en este caso la capital--, sino en los alrededores, donde se traslada el aire en el que se concentra el ozono.

Así, la Administración regional y local mantendrá el nivel de información a la ciudadanía hasta que los niveles recuperen la normalidad, lo que se espera que ocurra al anochecer, cuando descienda la radiación solar.