19 de enero de 2021
27 de junio de 2006

Los miembros de los jurados populares se sienten incómodos cuando se cruzan con los acusados en la Audiencia de Madrid

MADRID, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

Las personas que forman parte de los jurados populares se sienten incómodos cuando se cruzan en los pasillos de la Audiencia Provincial de Madrid con las personas que tendrán que juzgar. Además se muestran inquietos por la responsabilidad que supone enjuiciar a una persona sin tener conocimientos de derecho.

Ésta es una de las conclusiones que se desprende de la Memoria anual de 2005 de la Audiencia madrileña, presentada hoy por el presidente del citado órgano judicial, Francisco Javier Vieira, que recordó que a lo largo del pasado año el número de asuntos registrados en procesos de tribunal de jurado han disminuido con respecto a 2004 un 29 por ciento.

Los jueces legos destacan de su experiencia el trato personal con la oficina del jurado y la convivencia y el espíritu de equipo. Asimismo, se quejan de la impuntualidad y las esperas, de la incomunicación, de la lejanía del hotel en el que tienen que hacer noche mientras deliberan el veredicto y del estado de las instalaciones en la Audiencia Provincial.

A lo largo de 2005, se convocaron 1.299 candidatos para formar parte de un tribunal popular, con una edad media de 41 años. Según la Memoria, el 54,72 por ciento de los miembros del jurado estaba satisfecho con la dieta percibida por traslado, el 42,57 se mostraba satisfecho con el catering y el 51,98 por ciento con la rapidez de los trámites.

Los candidatos seleccionados intervinieron en 2005 en la tramitación de 44 juicios, 25 de los cuales requirieron la íntegra celebración de juicio oral, alcanzándose la conformidad en 19 casos. 6 antes de la presentación de los jurados y 13 antes de iniciarse el juicio oral.