26 de noviembre de 2020
21 de agosto de 2007

Nueve técnicos inspeccionarán más de 250 productos escolares en un centenar de comercios de Madrid hasta octubre

MADRID, 21 Ago. (EUROPA PRESS) -

Nueve técnicos del Ayuntamiento de Madrid inspeccionarán, desde hoy y hasta el próximo 30 de septiembre, más de 250 productos escolares en un centenar de comercios de la capital para comprobar que todo el material utilizado en las aulas cumple con la normativa de seguridad.

Fundamentalmente, los inspectores se centrarán en aspectos relacionados con las condiciones de etiquetado, información, calidad y seguridad de pegamentos, colas, rotuladores, lápices, bolígrafos, gomas de borrar, clips, sacapuntas, compases, reglas, taladradoras, grapadoras, témperas, tintas, pastas de modelar, ceras, acuarelas, papelería, estuches, carteras, mochilas, ropa deportiva y uniformes.

En cuanto al etiquetado, se controlará que la información suministrada a los consumidores contenga todos los datos legales. Además, los inspectores verificarán que cada producto tenga su etiqueta y que éstas estén "en castellano, con caracteres claros, visibles, indelebles y fácilmente legibles".

Además, deberán contener la identificación del responsable del producto, el país de procedencia y el número de registro industrial, el artesanal o el NIF del responsable de su puesta en el mercado cuando las disposiciones legales así lo establecen. Asimismo, el etiquetado deberá incluir la composición del artículo en el caso de mochilas, carteras, uniformes y ropa deportiva. Si deben cumplir la normativa de juguetes, tendrán que llevar la marca CE.

CONTROL DE ESTABLECIMIENTOS

Por otra parte, la campaña también servirá para inspeccionar los establecimientos donde se vende el material escolar con el objetivo de comprobar que cumplen los requisitos establecidos: situar de forma visible la licencia municipal, exponer el horario de atención al público y los precios de los productos, entregar el documento justificativo de las compras realizadas y que dicho documento contenga todos los requisitos que la normativa exige. Los comercios, además, deberán tener hojas de reclamaciones oficiales y anunciar su existencia al público.

En 2003, último año en que se realizó esta campaña, se visitaron 85 comercios, donde se hallaron deficiencias en un 5 por ciento de los casos. Entre los 620 productos comprobados se detectaron irregularidades en el 35 por ciento, sobre todo por no exponer el etiquetado de manera adecuada (25 por ciento de los casos), no estaba en castellano (24 por ciento) y que los caracteres no eran los adecuados (24 por ciento).

Además, el 3,6 por ciento de los establecimientos no tenían las hojas de reclamaciones, un 2,4 por ciento no las anunciaban y en un 1,3 por ciento no se entregaba ningún documento justificativo de la compra efectuada.

La campaña 'Control e Inspección de Material Escolar' ha sido encomendada a nueve inspectores municipales por parte del área de Consumo, que aconseja a los padres no comprar mochilas de tamaño inapropiado para los menores para prevenir la escoliosis u otras lesiones en la columna.

Asimismo, se recomienda a los padres que no adquieran gomas de borrar, lápices, bolígrafos u otros utensilios que, por su pequeño tamaño, tengan piezas que se puedan desprender o cuya forma, olor, sabor o color inciten a los niños a llevárselos a la boca o a ingerirlos.

También se sugiere que no se compren pegamentos o adhesivos destinados a los niños si en el envase figuran frases o pictogramas que indican toxicidad, que es irritante, corrosivo o peligroso para el medioambiente.