21 de octubre de 2019
27 de febrero de 2018

PCPE reprocha a Ahora Madrid las renuncias a su programa y que "no atajen los problemas reales de la clase obrera"

PCPE reprocha a Ahora Madrid las renuncias a su programa y que "no atajen los problemas reales de la clase obrera"
PCPE

MADRID, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE), antigua escisión del PCE, ha elaborado un informe llamado 'A medio camino del Gobierno de Ahora Madrid' en el que critica abiertamente su gestión, especialmente por sus "renuncias" a aplicar algunos puntos de su programa electoral, como la remunicipalización o la creación de un banco público, y asegura que sus políticas "no tienen una orientación clasista que atajen los problemas reales de la clase obrera".

"En estos momentos es la pequeña burguesía representada por Ahora Madrid quien hegemoniza la lucha contra el capital monopolista, de ahí que las políticas del Ayuntamiento de Madrid hayan sido de concesiones a la patronal", señalan.

Así, consideran que el incumplimiento de algunas promesas electorales "lleva al desencanto de muchos de los trabajadores que confiaron en Ahora Madrid para traer el cambio".

Por eso, la formación marxista-leninista sostiene que el Gobierno de Carmena "impone entonces la necesidad de tomar ciertas medidas que en el plano de los símbolos pueda ofrecer algunas diferencias al pueblo trabajador para que este entienda que se están produciendo cambios hasta donde es posible, a pesar de que sus condiciones de vida no mejoren".

"El reformismo cae de nuevo en el error de apoyar un proyecto para utilizar la vía institucional para alcanzar conquistas para el pueblo trabajador, mejoras que podrían alcanzarse coyunturalmente, pero que sin una perspectiva revolucionaria no estarían garantizadas", añaden

El PCPE también carga contra la oposición interna de IU, Ganemos, 129 o el sector crítico de Podemos en el seno de Ahora Madrid porque sus determinadas decisiones "no les libera de su responsabilidad en el surgimiento de un proyecto responsable de tomar partido por la burguesía". "Abstenerse, ausentarse o votar en contra de algunas posiciones no es plantear la batalla ideológica", añaden.

En el informe, se detienen en el componente de clase de Ahora Madrid. De los 20 cargos electos, 14 son titulados universitarios y seis trabajadores no productivos (3 cualificados y 3 no cualificados), por lo que "su composición de clase no se corresponde con la de la clase obrera y refuerza el planteamiento de que es una expresión política de los intereses de la pequeña burguesía en proceso de proletarización y otras capas medias".

"Esto no significa que no haya tenido el apoyo masivo de la clase obrera de la ciudad, sino que muchos trabajadores han dado su apoyo a un proyecto que no representa a sus intereses objetivos", añaden.

REPROCHES A LA GESTIÓN

El PCPE critica la renuncia desde el principio a algunos de los postulados de Ahora Madrid en su programa electoral. Así, señalaron que en los primeros meses de Gobierno renunciaron a la creación de un banco público mientras que se reunieron con los bancos "para tranquilizar al los mismos y mostrarse dócil desde el primer momento".

"En el apartado de gestos para la galería, tuvimos a una alcaldesa viajando en Metro, la renuncia a los palcos del Teatro Real y el incremento de más de 100.000 euros para dar de comer a jóvenes de hasta 18 años cuyas familias tienen dificultades económicas", detallan.

Igualmente, destacan que el mayor logro que pude ofrecer Ahora Madrid en sus dos años y medio de Gobierno es la reducción de la deuda. "El problema es que se produce a costa de que sigamos siendo el pueblo trabajador de la ciudad quienes nos conformemos con unas condiciones de vida que no nos garantizan la cobertura de nuestras necesidades", indican.

El Partido Comunista de los Pueblos de España también reprocha a Ahora Madrid que no haya cumplido con su promesa electoral de remunicipalización de algunos servicios públicos. A su juicio, "no sólo no cancela unilateralmente y sin indemnización los cotnratos con empresas para la municipalización de servicios públicos, subrogando plantillas, sino que continúa en la dinámica de privatización".

Así, siguiendo sus datos, en durante estos años se formalizaron 1.541 contratos por un importe de adjudicación con impuestos de 715 millones de euros.

"Si el coste político para Ahora Madrid no ha sido mayor hasta ahora es porque los colectivos que han colocado esta reivindicación encima de la mesa son pocos y el tamaño de las empresas donde se está demandando, relativamente pequeño", apuntan.

Frente a las municipalización de Bicimad, la Funeraria Municipal, el Teleférico y las instalaciones deportivas de El Espinillo y Adelfas 2, el PCPE critica que se han renovado los contratos de residuos sólidos urbanos, limpieza viaria y jardinería o escuelas infantiles.

Además, la formación anticapitalista ha aludido a las quejas en los colectivos de Bomberos, polideportivos municipales o trabajadores del Samur este tiempo.

PARTICIPACIÓN CIUDADANA

Por otro lado, aunque el PCPE señala que no desdeña ninguna vía de participación institucional, como Decide Madrid o los foros locales, "no va caer en la trampa de defender que mediante esos órganos consultivos, el pueblo madrileño está realmente tomando la política municipal en sus manos".

"¿Tiene la clase obrera tiempo para perder en debates y procesos interminables sobre los que no tienen capacidad de decisión? ¿Quiénes pueden perder el tiempo en ensimismaciones que no conducen a nada? Desde luego, el trabajador no, pues además de la larga jornada laboral, aún quedan las tareas del ámbito de cuidados y reproductivo", esgrimen.

Por todo ello, señalan que se trata de una "caricatura de participación ciudadana, que pervierte la lógica de una participación activa de nuestra clase sobre sus condiciones de vida, en un intento de maquillar unas políticas que no van a satisfacer las necesidades de la clase obrera y los sectores populares".

El informe de este partido comunista también hay momento para acusar a Ahora Madrid de "posiciones reaccionarias" por la inauguración de un monumento a la revolución húngara, por la colocación de banderitas de la UE en los autobuses de la EMT el día de Europa, por la recepción de opositores al régimen chavista o la entrega de las llaves de oro al presidente de Israel.

Para leer más